Ennumero otra vez las alternativas formas de esta "nueva" economía. No son posibilidades opuestas, sino diferentes modalidades, que pueden utilizarse también en forma combinada. Se nutren justamente de esa aplicación versátil, y cada persona puede armarse su propio mix, de acuerdo a sus posibilidades y ganas, e inclusive, si alguien siente la necesidad de bailar en varias bodas a la vez, podría formar simultáneamente parte de varias celdas.

Las variantes serían entonces:

  • Economía tradicional, basada en moneda "normal", pero comprando
    preferentemente a amigos, o a negocios del "barrio"
  • Trueque recíproco entre dos partes
  • Trueque multirecíproco, utilizando plata sustituto, tipo "créditos", o sino "pagando" mediante asientos contables virtuales
  • Trueque entre empresas, factura por medio, con venta posterior de lo trocado a consumidores "normales" contra plata.
  • compra de mercadería a "precio de oportunidad" e introducción de estos productos al sistema de trueque
Tengo que confesar que por el momento expongo caso todo eso meramente como ejercicio dialéctico, sin tener aún práctica real al respecto, pero estamos con un grupo de amigos en la preparación de realizar un nodo interdisciplinario del tipo descripto y en muy pocos meses sabremos como funcionará eso en la practica.

Desde ya invito a cualquiera de Uds. de probarlo también por su cuenta, y podremos entonces intercambiar nuestras experiencias, para poder refinar así mutuamente los procedimientos.

Importante es, darnos cuenta que nadie estaría en competencia con nadie y por lo tanto nos podremos ayudar fácilmente, sin tener que tener miedo que alguien nos "saque" el negocio o la idea. Al contrario, en este sistema, se enriquece cada uno con el éxito del otro. Es un Franchising que funciona, sin tener que pagar royalties!!

Eso será a su vez la verdadera transformación económica y social, de la cual se está hablando tanto. Ahora lo especialmente bueno del asunto es también, que para lograr estos cambios y para implementar los procedimientos en cuestión, no se requieren ni ametralladoras ni bombas molotov.

Los que vivimos estos momentos en la Argentina, podremos ver, sin tener que usar mucha fantasía, que el globo de nuestro sistema económico/financiero clásico, es realmente un globo que se pincha con cada vez mayor frecuencia, y así nos podemos dar cuenta que, aparte de su conveniencia en si, un sistema de truque puede ser al mismo tiempo también un paracaídas salvador, para sobrevivir más fácil un posible colapso del sistema social tradicional.

Ahora, convenientemente no debamos esperar hasta que ese eventual colapse se realice de veras, sino nos conviene empezar a experimentar ya, más que eso significa prácticamente riesgo cero, debido a que un nodo de trueque puede iniciarse con un mínimo de inversión.

Tal como remarqué al comienzo de este trabajo, indican ciertas constelaciones astrales, que el momento actual es propicio para este tipo de cambios sociales. Surge entonces, que es más que conveniente, usar las olas y los vientos ya presentes, para remontarlos y navegar con su ayuda hacia los horizontes anhelados, sino estas olas nos dejarán tirados boca abajo en la playa, con los huesos quebrados, con la boca llena de arena y con los cangrejos comiéndonos los sesos de nuestro cráneo destrozado!

A los que despisté con el versito de la entrada, a saber el honorable himno nacional de la República de Francia, les quiero recordar que el mismo esta íntimamente relacionado con la idea acuariana, representada a la perfección por el lema principal de justamente la Revolución Francesa, el consabido Libertad, Igualdad y Confraternidad, consagrado en aquél entonces, en el preciso momento que fue descubierto el planeta Urano, regente de Acuario!! Que coincidencia, no!?

Si consideramos además, que hemos entrado ahora en lo que se llama a su vez la Era Acuariana, podemos encontrar entonces fácilmente símil relación. Pero allí, de nuevo, no se trata meramente de escuchar con los ojos dado vuelta a cuanta más música New Age que uno puede absorber, sino justamente, al igual como hace ya tres siglos en Europa y luego, "contaminándose" también en las Américas, se nos demanda también ahora otra vez la búsqueda "revolucionaria" , ó, valga la redundancia: "acuariana", de posibilidades sociales más equitativas para todo el mundo.

Carlos E. Drescher
Enero 2002