Chilka
Merlo, San Luis
Argentina
Menú  



 

¡Cuán hermosos son tus amores,
hermana, esposa mía!
¡Cuanto mejores que el vino tus
amores,
Y el olor de tus ungüentos que
todas las especies aromáticas!
Como panal de miel destilan tus
labios, oh esposa;
Miel y leche hay debajo de tu
lengua;
Y el olor de tus vestidos como el
olor del Líbano.

del Cantar de los Cantares
Del Rey Salomón



abemos hoy en día ya mucho sobre nuestro olfato, sobre el rol que cumple, sobre su evolución dentro del desarrollo de la especie hasta llegar al Homo sapiens; también sabemos bastante sobre su rol en la evolución de cada ser humano dentro de su individual crecimiento y sabemos también donde funciona y con que "maquinaria", pero hay una cosa que no sabemos y eso es c ó m o funciona. Hay por cierto ya muchas teorías al respecto, pero hasta ahora, por lo menos según lo que a mí me consta, nada es seguro!




Comienza con 2 zonas mucosas ubicadas dentro de nuestra nariz las cuales están penetradas por millones de pequeños "pelitos" que son terminales de nervios olfativos y estos pelitos transforman las moléculas que olemos en un mensaje entendible para nuestro cerebro.

Este mensaje se concentra luego a partir de este montón de diferentes sensores hacia dos conductores principales los que lo llevan hacia el sistema límbico, la parte, evolutivamente hablando, más "vieja" de nuestro cerebro, desarrollada en nuestros antepasados hace el módico tiempo de aproximadamente 70 millones de años. En este sistema límbico se comanda la actividad sensomotórica. Se maneja desde allí también, entre otras, las básicas necesidades de sexo, hambre y sed.

Algunos investigadores llaman al sistema límbico también "cerebro del olfato", debido a que este sentido fue de hecho el más importante para el primitivo hombre, y posiblemente la principal función de su cerebro en aquél entonces era justamente relacionado al olfato.

El sistema límbico es también muy ligado con el actuar de nuestras emociones a través de un complejo sistema neuroquímico dentro del cual se producen ciertas hormonas como la encefalina, serotonina, noradrenalina, endorfina, etc, las que influyen luego en forma determinante sobre nuestro estado de ánimo, y, de yapa, además también sobre nuestro sistema inmunológico.


Robert TISSERAND, un famoso aromaterapeuta británico, comenta
ensayos de estimulación del sistema límbico en animales, con los cuales pudieron provocar, de acuerdo a la zona enfocada, reacciones de alegría o de dolor. Provocaron así tanto respuestas de agresividad como de apaciguamiento.

Otro aromaterapeuta, en este caso el francés Jean VALNET, realizó también ensayos con animales, haciéndoles oler distintos aceites esenciales. Logró intimarlos con aceite de hinojo y de romero y al contrario, hacerlos agresivos mediante los aromas de ajenjo, ysopo y salvia. Lo que llama la atención es el caso de la salvia, la que justamente tiene fama, por lo menos para nosotros los humanos, de ser tranquilizante, es decir de actuar contra estados de ira y de agresividad. A lo mejor es esa diferente reacción lo que nos diferencia de los animales, o quizás fue un error en la interpretación de Valnet!?

Volviendo a nuestro sistema límbico, encontramos en el dos campos relacionados tanto con nuestras vivencias emocionales como también con el centro de memoria de nuestro cerebro, el hipocampos y el núcleo amigdalino y ambos, casualmente, tienen que ver con la captación olfativa. En este hecho podríamos encontrar entonces una explicación física, porqué los olores pueden influenciar tanto nuestra memoria como también nuestros sentimientos; el tipo de reacción dependería entonces principalmente del tipo de olor al que nos enfrentamos.

Mirando ahora a la parte "moderna" del cerebro, al neocortex, la corteza cerebral, esa masa gris agrandada que obtuvimos los humanos poco a poco, resalta otro hecho interesante que es su separación en dos hemisferios, cada uno creado para cumplir una función específica. Tenemos así la parte izquierda del cerebro responsable del pensamiento razonable y de nuestra expresión verbal (funciones YANG, masculino, solar), mientras que la derecha cuida más bien nuestra vida intuitiva sentimental y es responsable para nuestras reacciones de aceptación, rechazo, del goce estético, etc. (funciones YIN, femenino, lunar). Curiosamente se "alimenta" con oxígeno cada una de estas partes del cerebro por vía separada; la parte izquierda por el orificio nasal derecho y la parte derecha por el orificio nasal izquierdo, y más curioso aún: respiramos la mayor parte del tiempo principalmente a través de uno solo de las fosas nasales y luego se cambia a la otro, y eso en intervalos de aproximadamente 90 minutos.

Esa situación "cruzada" rige también el funcionamiento general de nuestro cuerpo, tanto a los movimientos como también a los sentidos, es decir que la parte derecha de nuestro cuerpo se relaciona con el hemisferio izquierdo del cerebro y la parte izquierda del cuerpo con la parte cerebral derecha.

Si suponemos entonces por ejemplo, que una persona tenga dificultades en el manejo práctico de su vida; posiblemente podría influenciar entonces hacia un cambio positivo en este sentido, en cuanto profundice la respiración por el canal derecho y si, por otro lado, le falta inspiración y dedicación creativa, parece entonces conveniente realizar ejercicios favoreciendo la inhalación vía fosa nasal izquierda y, mejor todavía, "ingiriendo" al mismo tiempo por esa vía fragancias seleccionadas de aceites esenciales, que estimularían adicionalmente hacia el resultado apuntado.

Ahora, los dos hemisferios del cerebro no funcionan en forma solitaria e independiente, sino unidos mediante una especie de puente, el corpus callosum, a traves del cual corren los mensajes continuamente ida y vuelta. Cada una de las partes informa y "aconseja" a la otro, con el fin de que nuestras reacciones sean luego mesurados y basados tanto en nuestra memoria intelectual como tambien en lo emotivo, o si lo queremos lllamar asi: en nuestro instinto.

Convenientemente tengamos a ambas "salas" en armonia y en relación amigable con la de enfrente, para que el resultado de las deliberaciones conjuntas sea luego realmente el óptimo.

El médico norteamericano Dr. Leonard Laskow describe en su libro Healing with Love una manera muy interesante para armonizar los dos hemisferios del cerebro mediante ejercicios de respiración compensada.

El usó en sus primeras experiencias un vieja práctica de yoga que es inhalar alternativamente por una sola fosa nasal, exhalando por la otro, abriendo y cerrando con los dedos al opuesto orificio.En un ensayo, haciendo justamente eso,se conectó Laskow
a un electroenzefalografo (por si no se entiende traduzco: un aparato para hacer encefalogramas,o sea estudios visuales para ilustrar lo que pasa en
el cerebro), y vió entonces que se generó un campo desarmonico en su
cerebro y por ende en todo su cuerpo.

Al observar eso, Laskow obvió entonces la manipulación manual, pero
siguió respirando en la manera mencionada, pero entonces simplemente concentrándose mentalmente en la mencionada alternación del abre y
cierre de las alternativas fosas nasales, logrando, a su sorpresa, sincronizar entonces ambos lados de su cerebro en una total coherencia hemisférica, con las ondas cerebrales en una mátrix tipo alfa, sincronizada en aprox 7-8 ciclos
por segundo, lo que coincide a su vez con otras resonancias básicas de
nuestra existencia.

Constató también que ese estado balanceado se mantiene por cierto tiempo
y por lo tanto se ofrece la práctica en cuestión como una muy interesante preparación para tareas que requieren de nosotros un estado de máxima
lucidez y equilibrio.

Basado en esta experiencia parece entonces interesante que realicemos
de vez en cuando el siguiente ejercicio, propuesto por Laskow en su antemencionado libro:

Siéntese en forma cómoda y relajada

Cierre lentamente los ojos

Ahora exhale. Sus pulmones se relajan y se vacían

En la próxima inhalación imagínese que le entra el aire por la fosa nasal izquierda y de ahí llega hasta el chacra de la frente (sexto chacra, "tercer ojo")

Al exhalar se imagina que expulsa al aire por su fosa nasal derecha

Luego inhale otra vez, pero ahora por la fosa nasal derecha, llevando el aire otra vez hacia la frente y luego exhale por la fosa nasal izquierda

Ese ciclo de respiración (inhalar y exhalar) lo repite siete veces

En la octava vez inhale con ambos lados al mismo tiempo. Retenga entonces
la respiración por un tiempo y focalice en su frente

Finalmente imagínese al exhalar que el aire salga a través de justamente su frente, lo que abrirá ese chacra, que es un fuerte centro de energía y además responsable de funciones intuitivas

Cumplido con ese ritual, estará Ud. ahora ampliamente preparado para enfrentar hasta la más compleja tarea, y si eso no funciona siempre, por lo menos hizo una muy buena aireación de su cerebro, acto ya por si solo nada despreciable!


Determinadas zonas de la corteza cerebral están relacionadas con los sentidos del habla, de la vista, del oído, etc. pero ese no es el caso en relación con el olfato; no obstante se sabe que todo el cerebro es estimulado, si olemos algo. Ciertas técnicas de computación permiten inclusive apreciar en imágenes, cambiantes señales de color en distintas partes del cerebro, correspondientes ellos a diferentes grados de estimulación al inhalar fragancias.

Reacciona principalmente el hemisferio derecho, en cuanto olemos aromas "agradables" y sedantes y el hemisferio izquierdo encuando inhalamos algo que nos hace pensar. Por supuesto dependen estas reacciones también del agrado o desagrado que tenemos contra el aroma en cuestión, y se comprobó al respecto que el cerebro reacciona más fuerte con aromas que nos resultan agradables y más débil con olores que nos desagradan y eso es justamente la razón por la cual debemos tratar que los preparados aromaterapeuticas sean sensorialmente atractivas.

El conocido aromaterapeuta italiano Paolo ROVESTI trabajó mucho sobre
el tema y pudo determinar que el estado de personas psíquicamente enfermas mejora
mucho bajo influencia de justamente aromas "agradables".

También Robert Tisserand dice lo mismo; él considera que especialmente los aromas fuertes, abrazantes como los de Rosa, Ylang-Ylang, etc. generan reacciones emocionales muy benéficas, y como estas emociones tienen a su vez una influencia directa sobre el estado hormonal de las personas, no cuesta mucho entender como de repente el simple inhalar de alguna fragancia aparentemente modesta, puede lograr en nosotros quizás hasta las más sorprendentes reacciones orgánicas.

 

Existe un informe del año 1985 de un terapeuta ocupacional del instituto Merrifield Children,s Unit en Taunton, Devon, en Inglaterra, sobre experiencias con aceites esenciales, usados en niños emocionalmente desequilibrados. Los resultados fueron óptimos, sobre todo porque el terapeuta dejó elegir a los propios chicos los aceites con los cuales querían ser "tratados".

Ylang-ylang y lavanda fueron elegidos para combatir el miedo a los exámenes, romero para ayudar a la memoria y mayorana para compensar situaciones de pena y tristeza. Geranio funcionó muy bien en algunos casos de anorexia nerviosa y la lavanda ayudó a unos cuantos de estos chicos a poder dormir mejor.


Los médicos italianos Giovanni GATTI y Renato CAYOLA hicieron similares experiencias, pero con personas adultas y enfocadas para determinar posibles influencias estimulantes, respectivamente sedantes, de ciertos aceites.


Para tal fin dispersaron las esencias en el ambiente o impregnaron pedacitos de algodón para que las personas los pudieran oler. Enseguida, después de las inhalaciones, fueron medidas las variantes de la frecuencia del pulso, la circulación de la sangre y la profundidad de respiración. Llegaron a determinar entonces como aceites sedantes,de ayuda contra estados de miedo,a:naranja,petitgrain, melisa, manzanilla, cedro y valeriana.
Contra estados depresivos tuvieron excelentes resultados con el afamado
ylang-ylang.

El ya antes mencionado Paolo Rovesti siguió aun más con estas ideas y las usó en terapias, especialmente de personas histéricas y depresivas, llevando a la práctica las ideas apuntadas anteriormente por GATTI y CAYOLA.

Rovesti llegó a la conclusión de que mezclas de aceites resultan en general más efectivas que los aceites en forma individual. También el francés Jean Valnet había llegado a esa misma conclusión, cuando estudiaba los efectos sinérgicos que resultaron de mezclar los aceites; entiéndase por su puesto, que estas mezclas deben ser realizadas con correcto criterio.

Rovesti recomienda p.e. para contrarrestar estados depresivos usar jazmín, sándalo, naranja, ylang-ylang y limón, y en caso de miedo propone bergamota, nerolí, ciprés, lavanda, petitgrain, rosa, violeta y mayorana.

Interesante es en todo ese contexto el hecho que los aceites que resultan como los más efectivos para estimulaciones emocionales, son casi todos al mismo tiempo también considerados como afrodisíacos, pensando en especial en jazmín, rosa, ylang-ylang y salvia sclarea!



Generalmente me da escalofríos en cuando encuentro en un libro o en un folleto un listado general de aceites, cada uno con una indicación de meros diez palabras acerca de su "acertado" uso aromaterapeutico. Pienso que, aún si todo lo que dice el listado en cuestión fuera correcto, igual una litania así no sirve absolutamente para nada, salvo para confundir los interesados estudiosos.

No obstante de lo explicado acerca de mi más intimo rechazo a este tipo de enumeraciones, cometeré yo ahora a continuación la misma barbaridad con una serie de aceites "populares", y les deseo suerte para que saquen algo en limpio de lo que sigue!!!

Abeto
(Abies alba), fresco, resinoso-fortifica, da sostén y calor.

Albahaca

(Ocimun basilicum), aroma penetrante, dulzón, especiado,
con fondo de anís – proporciona seguridad y tonifica, levanta el ánimo.

Bergamota
(Citrus bergamiae), fresco, vivaz, frutal dulce – da alegría
y tranquiliza al mismo tiempo.

Canela
(Cinnamomum ceylanicum), cálido, especiado, dulce – erotiza,
fortifica, relaja e impulsa la creatividad.

Cedro
(Cedrus atlantica), aroma cálido a madera
– tranquilizante, fortifica reconforta, facilita la respiración.

Ciprés
(Cupresssus sempervirens), montañoso, a madera, estructurado –
fortifica, ayuda a concentrar y armoniza los humores.

Citronella
(Cymbopogon nardus), herbáceo, fresco, floreado –
limpia el aire de olores desagradables y ahuyenta mosquitos.

Clavo de Olor
(Eugenia caryophyllata), aroma fuerte, típico – fortifica, ayuda a la memoria, aséptico, ahuyenta a los mosquitos.

Coriandro
(Coriandrum sativum), espaciado, cálido y aromático – saca de letárgica, erótica, mejora la memoria, relaja en situaciones de estrés.

Enebro
(Juníperos communis), frutos, fuerte, típico – energía y relaja al mismo tiempo, "limpia" el ambiente

Eucalipto
(Eucalyptus globulos), aroma fuerte, típico, alcanforado – estimula, desodoriza, fortalece la concentración, antiséptico, desodorante, ahuyenta los mosquitos.

Geranio
(Pelargonium graveolens), frutoso, semejante a rosa – equilibra
y tranquiliza, da buen ánimo, despierta los sentidos.

Incienso
(Boswellia thurifera), resinoso, misterioso, típico – ayuda a concentrar, inspira y gratifica, "limpia" el ambiente

Jenjibre
(Zingiber officinalis), fuertemente aromático – cálido y fortificante

Lavanda
(Lavandula officinalis), cálido, floral, típico
– armoniza y reduce stress, levanta el ánimo y ahuyenta polillas.

Lavandín
(Lavandula hybrida), fresco, herbáceo
– desodoriza el ambiente, refresca y fortalece el ánimo.

Lemongrass
(Cymbopogon citratus), aroma fresco a límón – estimula y refresca, especial en caso de pachorra y dificultades de concentración.

Limón
(Citratus limonum), fresco, juvenil – activa la mente, ayuda la concentración, fortifica la memoria, refrescante, aséptico,
especial para la habitación de convalecientes.

Mandarina
(Citrus madurensis), fresco, dulce – alegre, inspirante, tranmite buen humor, contra tensiones, miedo y tristeza, especial para
habitaciones de niños.

Menta piperita
(Mentha piperita), refrescante, herbáceo
– ayuda a concentrarse, mejora la memoria, especial para estudiar.

Menta spearmint
(Mentha spicata), aroma muy refrescante, agradable – suave aroma bien adecuado para oficina u otro lugar de trabajo ayuda a la concentración.

Musgo de encina
(Evernia prunastri), diluido, en alcohol etílico, aroma a tierra, musgo y bosque – relajante y armonizante, suele erotizar.

Naranja
(Citrus aurantium), fresco frutal, dulce – transmite alegría, armoniza sensualmente y brinda calor.

Niauli
(Gomenol) (Melaleuca quinquinervia), aroma fuerte, caliente y alcanforado – antigripal, especialmente adecuado para prevenir resfríos de niños, pero no adecuado para dormitorios por ser fuertemente estimulante.

Palo de Rosa
(Aniba rosaeodora), especiado, dulce, aroma leve a rosa, creativo, especial para acompañar el escuchar de una buena música.

Patchouli
(Pogostemon patchouli) aroma a humo, tierra y madera – sensual, erotizante, ahuyenta polillas.

Pino
(Pinus pineaster), frutal a bosque – profundiza la respiración, buen "desodorante" para el ambiente,
para nivelar alternados humores.

Pino mugus
(Pinus montana), aroma verde fresco a bosque – fortalece y facilita la respiración
y "limpia" el ambiente.

Pomelo
(Citrus deucumana), aroma liviano, fresco, frutal – levanta el ánimo y fortifica la autoestima, bueno para el verano.

Romero
(Rosmarinus officinalis), aroma fuerte herbáceo típico – tonifica y ayuda
a concentrarse, mejorando también la memoria. Especialmente
adecuado para estudiar.

Salvia
(Salvia officinalis), fuerte aromático – limpia el aire, armoniza y tranquiliza. Bien adecuado para crear un ambiente pacífico.

Salvia sclarea
(Salvia sclarea), cálido, especiado, dulce, típico – relaja e inspira, vitaliza y erotiza, ofrece óptimas condiciones para la creatividad.

Sándalo
(Santalum album), cálido, balsámico, dulce a madera, típico –
erotiza y armoniza, especial para meditar.

Tea Tree
(Melaleuca alternifolia), aroma herbáceo típico – fuerte aséptico para disminuir contaminación ambiental.

Tomillo
(Thymus vulgaris), fuerte picante – tonificante, ayuda a la concentración, bueno para descontaminar los ambientes
en época de gripe, facilita el buen respirar.

Vainilla
(Vanilla planifolia), aroma dulce, típico, cálido, y balsámico – tranquiliza y armoniza.

Vetiver
(Vetiveria zizianoides), sólido con aroma a tierra y bosque – conecta con la tierra, da seguridad y calma a los nervios, brinda fuerzas.

Ylang Ylang
(Cananga odorata), aroma sensual, dulce floreado – relaja, y erotiza, actúa contra miedo, frigidez e ira.

 

Decididamente la mejor forma de gozar lo que caracterizo aquí como Aromaterapia olfativa sería atravesar un campo o un bosque de plantas aromáticas en floración. Lamentablemente cada vez tenemos menos posibilidad de ello, pero, en su reemplazo, nos podemos arreglar no obstante bastante bien, mediante el uso de correspondientes aceites esenciales.

En mi enciclopedia aromaterapeutica explico en detalle el correcto uso
de esencias en evaporadores, razón por la cual me limito aquí señalar solamente en forma breve las alternativas más usuales, a saber:
colocando unas gotas de esencia sobre un pañuelo o sobre la almohada, sobre un bouquet de flores o escamas de madera secas, dentro de un pequeño bowl con agua templada,o sino pulverizando al aire una gotas bien diluidas en alcohol etílico.

Para ello pueden usarse tanto las esencias en forma individual, como también mezclando dos o tres o hasta 4 de ellas, según lo que uno sabe o intuye.

Copyright: Carlos E. Drescher 1992
versión 2000


Acompaño este trabajo con algunas ilustraciones del pintur checo Alphonse Mucha (1860-1939) cuya obra refleja en forma extraordinaria, entre otras, los aspectos sensoriales de nuestra existencia. Para quien quiere más de Mucha, puede apreciarlo bajo los siguientes links. Les recomiendo navegarlos ya que encontrarán agradables y placenteras sorpresas.

  • http://www.nymuseum.com/mucha.htm

  • http://members.spree.com/sip/gerome/mucha/page1.html

  • http://www.primenet.com/~byoder/artofam.htm

  • http://www.bpib.com/illustrat/mucha.htm

  • http://www.mucha.cz/mucha/default.asp

  • http://www.amazon.com/exec/obidos/search-handle-form/102-8372924-4278555

     

Volver atrás...

Descargo

Contáctenos

Copyright © 1999-2005 Chilka S.R.L. - Todos los derechos reservados.