Chilka
Merlo, San Luis
Argentina
Menú | Parte 1 | 2 | 3 | 4 | formato imprimible




Existe un informe del año 1985 de un terapeuta ocupacional del instituto Merrifield Children,s Unit en Taunton, Devon, en Inglaterra, sobre experiencias con aceites esenciales, usados en niños emocionalmente desequilibrados. Los resultados fueron óptimos, sobre todo porque el terapeuta dejó elegir a los propios chicos los aceites con los cuales querían ser "tratados".

Ylang-ylang y lavanda fueron elegidos para combatir el miedo a los exámenes, romero para ayudar a la memoria y mayorana para compensar situaciones de pena y tristeza. Geranio funcionó muy bien en algunos casos de anorexia nerviosa y la lavanda ayudó a unos cuantos de estos chicos a poder dormir mejor.



Los médicos italianos Giovanni GATTI y Renato CAYOLA hicieron similares experiencias, pero con personas adultas y enfocadas para determinar posibles influencias estimulantes, respectivamente sedantes, de ciertos aceites.



Para tal fin dispersaron las esencias en el ambiente o impregnaron pedacitos de algodón para que las personas los pudieran oler. Enseguida, después de las inhalaciones, fueron medidas las variantes de
la frecuencia del pulso, la circulación de la sangre y la profundidad de respiración. Llegaron a determinar entonces como aceites sedantes,de ayuda contra estados de miedo,a:naranja,petitgrain, melisa, manzanilla, cedro
y valeriana. Contra estados depresivos tuvieron excelentes resultados con el afamado ylang-ylang.

El ya antes mencionado Paolo Rovesti siguió aun más con estas ideas y las usó en terapias, especialmente de personas histéricas y depresivas, llevando a la práctica las ideas apuntadas anteriormente por GATTI y CAYOLA.

Rovesti llegó a la conclusión de qué mezclas de aceites resultan en general más efectivas que los aceites en forma individual. También el francés Jean Valnet había llegado a esa misma conclusión, cuando estudiaba los efectos sinérgicos que resultaron de mezclar los aceites; entiéndase por su puesto, que estas mezclas deben ser realizadas con correcto criterio.

Rovesti recomienda p.e. para contrarrestar estados depresivos usar jazmín, sándalo, naranja, ylang-ylang y limón, y en caso de miedo propone bergamota, nerolí, ciprés, lavanda, petitgrain, rosa, violeta y mayorana.

Interesante es en todo ese contexto el hecho que los aceites que resultan como los más efectivos para estimulaciones emocionales, son casi todos al mismo tiempo también considerados como afrodisíacos, pensando en especial en jazmín, rosa, ylang-ylang y salvia sclarea!



Generalmente me da escalofríos en cuando encuentro en un libro o en un folleto un listado general de aceites, cada uno con una indicación de meros diez palabras acerca de su "acertado" uso aromaterapéutico. Pienso que, aún si todo lo que dice el listado en cuestión fuera correcto, igual una litania así no sirve absolutamente para nada, salvo para confundir los interesados estudiosos.

No obstante de lo explicado acerca de mi más íntimo rechazo a este tipo de enumeraciones, cometeré yo ahora a continuación la misma barbaridad con una serie de aceites "populares", y les deseo suerte para que saquen algo en limpio de lo que sigue!!!

Abeto
(Abies alba), fresco, resinoso -fortifica, da sostén y calor.

Albahaca

(Ocimun basilicum), aroma penetrante, dulzón, especiado, con fondo de anís – proporciona seguridad y tonifica, levanta el ánimo.

Bergamota
(Citrus bergamiae), fresco, vivaz, frutal dulce – da alegría y tranquiliza al mismo tiempo.

Canela
(Cinnamomum ceylanicum), cálido, especiado, dulce – erotiza, fortifica, relaja
e impulsa la creatividad.

Cedro
(Cedrus atlantica), aroma cálido a madera - tranquilizante, fortifica reconforta, facilita la respiración.

Ciprés
(Cupresssus sempervirens), montañoso, a madera, estructurado - fortifica, ayuda a concentrar y armoniza los humores.

Citronella
(Cymbopogon nardus), herbáceo, fresco, floreado – limpia el aire de olores desagradables y ahuyenta mosquitos.

Clavo de Olor
(Eugenia caryophyllata), aroma fuerte, típico – fortifica, ayuda a la memoria, aséptico, ahuyenta a los mosquitos.

Coriandro
(Coriandrum sativum), espaciado, cálido y aromático – saca de letárgica, erótica, mejora la memoria, relaja en situaciones
de estrés.

Enebro
(Juníperos communis), frutos, fuerte, típico – energía y relaja al mismo tiempo, "limpia" el ambiente

Eucalipto
(Eucalyptus globulos), aroma fuerte, típico, alcanforado – estimula, desodoriza, fortalece la concentración, antiséptico, desodorante, ahuyenta los mosquitos.

Geranio
(Pelargonium graveolens), frutoso, semejante a rosa – equilibra y tranquiliza, da buen ánimo, despierta los sentidos.

Incienso
(Boswellia thurifera), resinoso, misterioso, típico – ayuda a concentrar, inspira y gratifica, "limpia" el ambiente

Jenjibre
(Zingiber officinalis), fuertemente aromático – cálido y fortificante

Lavanda
(Lavandula officinalis), cálido, floral, típico - armoniza y reduce stress, levanta el ánimo y ahuyenta polillas.

Lavandín
(Lavandula hybrida), fresco, herbáceo - desodoriza el ambiente, refresca y fortalece el ánimo.

Lemongrass
(Cymbopogon citratus), aroma fresco a límón – estimula y refresca, especial en caso de pachorra y dificultades de concentración.

Limón
(Citratus limonum), fresco, juvenil – activa la mente, ayuda la concentración, fortifica la memoria, refrescante, aséptico, especial para la habitación de convalecientes.

 

Volver atrás...Seguir

Descargo

Contáctenos

Copyright © 1999-2005 Chilka S.R.L. - Todos los derechos reservados.