Chilka
Merlo, San Luis
Argentina
Menú | Parte 1 | 2 | 34 | formato imprimible


Ahora, los dos hemisferios del cerebro no funcionan en forma solitaria e independiente, sino unidos mediante una especie de puente, el corpus callosum, a través del cual corren los mensajes continuamente ida y vuelta. Cada una de las partes informa y "aconseja" a la otro, con el fin de que nuestras reacciones sean luego mesurados y basados tanto en nuestra memoria intelectual como tambien en lo emotivo, o si lo queremos lllamar asi: en nuestro instinto.


Convenientemente tengamos a
ambas "salas" en armonia y en
relación amigable con la de enfrente, para que el resultado de las deliberaciones conjuntas sea luego realmente el óptimo.

El médico norteamericano
Dr. Leonard Laskow describe en
su libro Healing with Love una
manera muy interesante para
armonizar los dos hemisferios del cerebro mediante ejercicios de respiración compensada.

El usó en sus primeras experiencias
un vieja práctica de yoga que es inhalar alternativamente por una sola fosa nasal, exhalando por la otro, abriendo y cerrando con los dedos al

opuesto orificio.En un ensayo, haciendo justamente eso,se conectó Laskow
a un electroencefalógrafo (por si no se entiende traduzco: un aparato para hacer encefalogramas,o sea estudios visuales para ilustrar lo que pasa en
el cerebro), y vió entonces que se generó un campo desarmonico en su
cerebro y por ende en todo su cuerpo.

Al observar eso, Laskow obvió entonces la manipulación manual, pero
siguió respirando en la manera mencionada, pero entonces simplemente concentrándose mentalmente en la mencionada alternación del abre y
cierre de las alternativas fosas nasales, logrando, a su sorpresa, sincronizar entonces ambos lados de su cerebro en una total coherencia hemisférica, con las ondas cerebrales en una mátrix tipo alfa, sincronizada en aprox 7-8 ciclos
por segundo, lo que coincide a su vez con otras resonancias básicas de
nuestra existencia.

Constató también que ese estado balanceado se mantiene por cierto tiempo
y por lo tanto se ofrece la práctica en cuestión como una muy interesante preparación para tareas que requieren de nosotros un estado de máxima
lucidez y equilibrio.

Basado en esta experiencia parece entonces interesante que realicemos
de vez en cuando el siguiente ejercicio, propuesto por Laskow en su antemencionado libro:

Siéntese en forma cómoda y relajada

Cierre lentamente los ojos

Ahora exhale. Sus pulmones se relajan y se vacían

En la próxima inhalación imagínese que le entra el aire por la fosa nasal izquierda y de ahí llega hasta el chacra de la frente (sexto chacra, "tercer ojo")

Al exhalar se imagina que expulsa al aire por su fosa nasal derecha

Luego inhale otra vez, pero ahora por la fosa nasal derecha, llevando el aire otra vez hacia la frente y luego exhale por la fosa nasal izquierda

Ese ciclo de respiración (inhalar y exhalar) lo repite siete veces

En la octava vez inhale con ambos lados al mismo tiempo. Retenga entonces
la respiración por un tiempo y focalice en su frente

Finalmente imagínese al exhalar que el aire salga a través de justamente su frente, lo que abrirá ese chacra, que es un fuerte centro de energía y además responsable de funciones intuitivas

Cumplido con ese ritual, estará Ud. ahora ampliamente preparado para enfrentar hasta la más compleja tarea, y si eso no funciona siempre, por lo menos hizo una muy buena aireación de su cerebro, acto ya por si solo nada despreciable!





Determinadas zonas de la corteza cerebral están relacionadas con los sentidos del habla, de la vista, del oído, etc. pero ese no es el caso en relación con el olfato; no obstante se sabe que todo el cerebro es estimulado, si olemos algo. Ciertas técnicas de computación permiten inclusive apreciar en imágenes, cambiantes señales de color en distintas partes del cerebro, correspondientes ellos a diferentes grados de estimulación al inhalar fragancias.

Reacciona principalmente el hemisferio derecho, en cuanto olemos aromas "agradables" y sedantes y el hemisferio izquierdo en

cuando inhalamos algo que nos hace pensar. Por supuesto dependen estas reacciones también del agrado o desagrado que tenemos contra el aroma en cuestión, y se comprobó al respecto que el cerebro reacciona
más fuerte con aromas que nos resultan agradables y más débil con olores que nos desagradan y eso es justamente la razón por la cual debemos tratar que los preparados aromaterapéuticas sean sensorialmente atractivas.

El conocido aromaterapeuta italiano Paolo ROVESTI trabajó mucho sobre
el tema y pudo determinar que el estado de personas psíquicamente enfermas mejora
mucho bajo influencia de justamente aromas "agradables".

También Robert Tisserand dice lo mismo; él considera que especialmente los aromas fuertes, abrazantes como los de Rosa, Ylang-Ylang, etc. generan reacciones emocionales muy benéficas, y como estas emociones tienen a su vez una influencia directa sobre el estado hormonal de las personas, no cuesta mucho entender como de repente el simple inhalar de alguna fragancia aparentemente modesta, puede lograr en nosotros quizás hasta las más sorprendentes reacciones orgánicas.

Volver atrás...Seguir

Descargo

Contáctenos

Copyright © 1999-2005 Chilka S.R.L. - Todos los derechos reservados.