Dije antes que encontramos en la zona cuyana, así como también
en algunos lugares del noroeste argentino, una apreciable cantidad de petroglifos, aplicados sobre rocas diseminados, muchas de
ellas de formas redondeadas, lisas y de aspecto oscuro, provistas con la así llamada pátina del desierto.




Las grabaciones representan animales, tanto reales como fantasiosos,figuras geométricas de la más diversa índole y,
sobre todo y muy típico, grabados curvilíneas sin sentido aparente.

inicio seguir