Contemplando las escenas, nos damos cuenta de que la cacería no era para el hombre patagón algo básicamente
peligroso, pero no obstante se requería para ello habilidad y sobre todo un perfecto conocimiento del comportamiento de la rápida y evasiva presa.

inicio seguir