Los animales aparecen en varias pinturas alcanzados y heridos por las armas de los cazadores, tal
como se aprecia en estos dos bisontes, magníficamente creados en la cueva de Niaux en Francia.


inicio seguir