Chilka
Merlo, San Luis
Argentina
Menú | Parte 1 | 2 | 3 | Formato imprimible

No quiero exagerar con todo eso, y, desde ya, es aceptable pensar que un borracho crónico es un poco más "adicto" que un ferviente coleccionador de tapitas de gaseosas, razón por la cual me quiero concentrar en analizar que soluciones podríamos encontrar en los casos de las "reales" adicciones.

Para ello quiero ir en dos etapas:

  • En la primera de ellas enfoco las posibilidades que tenemos para empezar a "curar" un estado de drogadependencia en forma más o menos tradicional, pero basado en la Medicina Alternativa, y dentro de ella, especialmente en la Aromaterapia.

  • En la segunda miraremos las fuerzas que realmente rigen el asunto, a saber los encuadres arquetípicos que marcan estas situaciones, y las que al mismo tiempo nos ofrecerían la llave maestra para abrir las puertas que llevan a la libertad

Veamos entonces primeramente las posibilidades aromaterapéuticas para encarar, por ejemplo, un posible cuadro de alcoholismo:

Aromaterapia en caso de alcoholismo

  Un acercamiento válido en este caso es la forma como ciertos médicos homeópatas determinan los medicamentos para sus pacientes. No sería un enfoque unicista, tal como lo ideó Hahnemann, sino más bien basado en una atomización del problema (enfermedad) en sus variadas facetas, buscando entonces para cada una de ellas "el" remedio.

Luego se hace el análisis de todos estos curativos encontrados, y se elige el que más veces apareció, respectivamente en caso de la Aromaterapia, se prepara una adecuada mezcla de los más sugerentes.

Este procedimiento resulta interesante para encarar situaciones complejas, como asma, anorexia, depresión, etc., y en forma especial también para lidiar con situaciones de adicción.

Veamos entonces cómo funcionaría eso en caso de alcoholismo, analizando por un lado los diferentes síntomas de esa enfermedad y por otro lado las razones primarias que pueden llevar a ello, desconsiderando por el momento el trasfondo arquetípico, al cual me dedico más adelante.

No soy experto en alcoholismo, y no pretendo por lo tanto, que el siguiente cuadro sea completo, pero de todos modos servirá para que un profesional especializado capte la idea, la amplíe y la profundice correspondientemente.

El asunto, en caso del alcoholismo, sería entonces más o menos así:

Posibilidades del origen del problema

  • Falta de amor, soledad, depresión, tristeza.
  • Inseguridad, miedos, falta de coraje, falta de proyectos.
  • Agresividad reprimida
  • Mal ambiente familiar, falta de trabajo, falta de dinero, nerviosismo, tensión.
  • Sobreprotección durante la infancia y/o adolescencia.

Principales daños físicos originados por el mal uso de alcohol

  • Intoxicación general, especialmente del hígado.
  • Mala piel.
  • Mal pelo.

Enfoque terapéutico para:

Falta de amor, soledad, depresión, tristeza

Para ello debemos pensar preferentemente en los aceites chacoteros, los que te hacen tomar un poco en solfa la vida (los "embriagantes"), pero también los que rompen la pachorra, generando el impulso de realizar tareas postergadas. No hay mejor antidepresivo que un par de zapatos recién lustrados, después de haberlos usado durante días en estado mugriento! Para ello se prestan sobre todo las esencias: Benjuí, Bergamota, Geranio, Jazmín, Lavanda, Mandarina, Manzanilla, Naranja, Nerolí, Palo de rosa, Pomelo, Romero, Rosa, Salvia sclarea, Tonka, Ylang Ylang.

Inseguridad, miedos, falta de coraje, falta de proyectos

Ayudan en estos casos los aceites de la autoestima y los "reales", los que nos hacen sentir nobles y los que nos dan fuerza: Albahaca, Angélica, Cedro, Ciprés, Rosa, Vetiver.

Agresividad reprimida

En este caso sirven los aceites de Bergamota, Cedro, Lemongrass, Manzanilla, Menta, Nerolí, Rosa, Romero, Salvia Sclarea y Ysopo. También muy bueno Salvia officinalis, pero este aceite solamente en evaporador, nunca sobre el cuerpo, ni ingeriéndolo!

Mal ambiente familiar, falta de trabajo, falta de dinero , sobreprotección durante la infancia y/o adolescencia
 

El origen de estas situaciones es generalmente la desconfianza que tenemos en nosotros mismos, en nuestro destino y en el sentido de la vida. Esto se soluciona normalmente al encarar lo anterior mencionado, a saber: inseguridad, tristeza, falta de proyectos, etc.

La búsqueda religiosa y el encuentro con nuestro propio camino espiritual, también suelen minimizar estos problemas.

Aceites que ayudan en lo último son: Angélica, Mirta, Sándalo, Ysopo.

Nerviosismo, tensión

Para armonizar los nervios sirven casi todos los aceites esenciales, pero los más adecuados son para ello Lavanda, aceite principal para actuar benéficamente sobre nuestro sistema nervioso central, y luego Benjuí, Geranio, Melisa, Nerolí, Rosa, Ylang Ylang.

Intoxicación general, especialmente del hígado

Existen aceites especialmente "purificadores", pero es razonable ayudarles en lo posible en su tarea, vale decir que no es bueno seguir cargando toxinas al cuerpo, "arreglando" luego la situación simplemente mediante la posterior aplicación de unos aceititos o cosas similares.

De todos modos nos ayudan en la tarea: Ciprés, Enebro, Geranio, Hinojo.

Dentro de los aceites encontramos al Romero, prestando especial servicio para desintoxicar al hígado, y para ello además, dentro de la fitoterapia en general, los preparados a base de las semillas del cardo mariano (de especial uso inclusive para casos graves de cirrosis!). También el té de Boldo es bueno para el hígado y para la vesícula, pero debe tenerse cuidado de ni tomarlo en sobre dosis, ni por tiempo prolongado, sino puede hacer mal, especialmente a la vista!

Un remedio casero, también excelente para ayudar al hígado, y no solamente para uso de ex-borrachos, sino también para los adictos al lechón o a los Bon-o-Bon, es colocarse una bolsa (de goma) de agua muy caliente, envuelta en un género húmedo caliente, y todo eso a su vez envuelto en una toalla seca sobre la zona del hígado. Se deja eso allí por unas horas, inclusive se puede dormir mientras tanto una siestita. El resultado para el hígado será excelente.

Otra estrategia de desintoxicación y regeneración del hígado y del cuerpo en general, sería realizar cada tanto un ayuno de algunos días. No es nada grave, y lo digo por propia experiencia. Mi ayuno más largo fue por ejemplo de 17 días consecutivos, sin comer absolutamente nada, ingiriendo solamente agua y tés herbales y lo pasé bárbaro, y eso que no soy justamente un asceta.

Desde ya, sin experiencia en ello, debe encarar uno un ayuno de este tipo solamente bajo control médico.

Mala piel

Para mejorar esta situación nos sirven varios aceites. Los más aptos al respecto son: Achillea, Manzanilla, Benjuí, Geranio, Jazmín, Naranja, Nerolí, Palo de rosa, Vetiver, Ylang Ylang, todos ellos usados en adecuadas mezclas de aceites corporales o de masaje.

Aparte de ello recomiendo, tanto para mejorar el estado de la piel como también el del pelo, el gel de aloe, especialmente del Aloe del cabo que es el de hojas anchas, con manchas blancas sobre ellas.

No quiero entrar en este lugar en muchos detalles al respecto, salvo repetir lo dicho también en otro lugar que el gel de aloe es una sustancia casi milagrosa para el cuidado de nuestra piel.

Mal pelo

Para ello sirven: Manzanilla, especialmente para pelo rubio y Romero para todo tipo de pelo. Bueno también es el Ylang Ylang, y, otra vez, también el mencionado gel de aloe.

Aplicación Práctica de esta Terapia con Esencias

  Con un poco de práctica se pueden lograr excelentes mezclas, utilizando para cada una de ellas 4 ó máximo 5 de los mencionados aceites. La ventaja de ello es, que por un
lado se evita así crear una "dependencia" a ciertos aceites y por otro lado, de por sí es necesario para mantener su buen accionar, cambiar cada 2 - 3 semanas el tipo de aceites usados.
Para formular entonces una mezcla, se remarcan primeramente los aceites que más se repiten en los distintos síntomas, teniendo en cuenta especialmente los más "efectivos", pero desde ya también su disponibilidad y su costo.

Una adecuada primera selección de los favoritos podrían ser entonces en nuestro caso por ejemplo las siguientes mezclas:

Lavanda Lavanda Romero
Angélica Vetiver Ciprés
Salvia sclarea Salvia sclarea Hinojo
Bergamota Ylang Ylang Bergamota

En la elección de los aceites debe prestarse atención a las pautas generales de seguridad al respecto, como por ejemplo no administrar aceite de romero a personas con elevada presión sanguínea, y sobre todo en este especial ejemplo, no usar Salvia sclarea junto a la injerencia de alcohol, etc. Luego hay que seguir las pautas de uso de aceites esenciales, de acuerdo si los aplicamos en evaporadoras, baños de inmersión, masaje, etc. Información básica al respecto puede encontrarse en nuestra Enciclopedia Aromaterapeutica.

Aparte de eso existe una casi infinita cantidad de posibilidades. La decisión acerca de las composiciones a elegir depende de las características especiales de cada caso, pero además en buena manera también de las preferencias de la persona, en lo que refiere a las fragancias. Al respecto resulta quizás interesante la lectura de mi exposición sobre Aromaterapia olfativa.

Seguir

Descargo

Contáctenos

Copyright © 1999-2005 Chilka S.R.L. - Todos los derechos reservados.