Chilka
Merlo, San Luis
Argentina
Menú | Parte 1 | 2 | 3 | Formato imprimible
 

Sucht und Suche

     
... en aquella mañana, Dios apareció ante sus
doce criaturas y en cada una de ellas, plantó la
simiente de la vida humana. Una por una, cada
criatura dió un paso al frente para recibir el
don que le correspondía
     
"Para ti, Aries, es la primera semilla, para que tengas el honor de plantarla. Por cada semilla que plantares, otro millón de simientes se multiplicarán en tus manos. No tendrás tiempo de ver la simiente crecer, pues todo lo que plantares crecerá cada vez más y más para ser a su vez plantado. Tu serás el primero en penetrar solo en la mente humana, llevando mi idea. Más no cabe en ti el cuidar y alimentar esa idea, ni cuestionarla. Tu vida es acción, y la única acción que te doy es la de dar el paso inicial para tornar a los hombres conscientes de mi creación. Por este trabajo yo te concedo la virtud del respeto por ti mismo."   "A ti Piscis, doy la tarea más difícil. Te encomiendo que reúnas todas las tristezas de los hombres y las traigas de regreso a mi. Tus lágrimas serán, en el fondo, mis lágrimas. Las tristezas y los padecimientos que tendrás que asimilar son las distorsiones impuestas por los hombres a mi idea. A ti te cabe llevar hacia ellos la compasión, para que puedan comenzar de nuevo. Por esta labor tan ardua y difícil te doy el don más alto de todos. Tú serás el único de mis doce hijos que me comprenderá. Pero este don del entendimiento es sólo para ti, Piscis, pues cuando intentes difundirlo entre los hombres, ellos no te escucharán."
     
Fragmento de Las doce tareas de Martin Schulman
     

o es casual que la paz se llame "paz", o el padre "padre", o la luna "luna".
Cada sonido, cada palabra tiene en sus orígenes su justo valor y significado, y eso intrínsecamente ligado a la idea que representa.

El nombre de la hierba salvia viene del latín salvare, o sea de "salvar"; angina tiene que ver con angustia y angostura, crisis con crecimiento, plutonio con Plutón y cordialidad con corazón. Y así tampoco es casual que también las palabras alemanas Sucht (adicción) y Suche (búsqueda) estén emparentadas.

Reflejando al respecto, uno podría pensar que estas familiaridades fueron elegidas folclóricamente en el curso del tiempo. Eso es también cierto en partes, pero lo que se esconde verdaderamente detrás de estas familias de palabras es, en su origen, algo mucho más profundo y certero de lo que parece a primera vista.

Una de las llaves para ello podemos encontrarla en la Kabbalah, precisamente en las visiones del Notaricon, que es la separación de una determinada palabra en palabras más pequeñas, las que son entonces individualmente contemplados respecto a su significado, y además en el estudio de la Guematria, que es su valorización numérica individual.

El enfoque guemátrico se basa en que cada letra del alfabeto hebreo lleva un valor, y sumando estos valores se llega para cada palabra, a una determinada valorización numérica. Ahora viene lo interesante: si encontramos entonces dos o más palabras con el mismo valor, una puede entonces salir de la premisa que estas palabras tienen algo en común!

Llegar hasta ahí es relativamente fácil, el problema es reconocer en que consiste ésta relación, y debido a esa dificultad es el estudio de la Kabbalah uno de los más complejos, pero al mismo tiempo más fructíferos dentro de las prácticas esotéricas.

Por cierto hasta ahora no he analizado el origen de las palabras Sucht y Suche bajo enfoque cabalístico, pero ya en sus aspectos fonéticos vemos que ambas llevan el mismo origen, pero, tal como ya mencionado, "Sucht" significa adicción y "Suche" es la búsqueda. Ambas están íntimamente relacionadas, y una lleva a la otra, convenientemente desde la Sucht a la Suche, desde la adicción hacía la búsqueda. Vendría a ser un desplazamiento sintómico, una elevación vertical desde un nivel corporal hacía uno espiritual! Se trata ni más ni menos, que encontrar un contenido espiritual a nuestras individuales dificultades materiales, y el desarrollo de este movimiento funciona normalmente justamente dentro del patrón dependencia - huida - búsqueda. Es esa la razón también, por la cual elegí en este trabajo la palabra drogadicción y no la nueva versión soft de drogadependencia, ya que ésta, de alguna forma, nos podría llevar en nuestra tarea de análisis a caminos equivocados.

Para hacerlo un poco más claro, adonde quiero llegar con todo eso, cambio entonces el enfoque y les invito a analizar algunas de las vetas de nuestras actuales drogadicciones, empezando con el:

Alcohol

  Hay pocas personas que sienten que el alcohol sea realmente muy dañino; más, se considera desde el vamos que es un regalo apreciable de los Dioses.

El alcohol forma parte desde la antigüedad de importantes rituales en, prácticamente, todos los cultos, y eso sin generar mayores daños.

Conocemos inclusive prácticas religiosas, donde se usó el vino en hasta tremendos excesos, pero aún así la cosa quedó siempre ahí, circunscripto a determinados momentos y lugares.

La incorporación de alcohol dentro de ceremonias religiosas perdura hasta hoy en algunos cultos, y así forma el vino una importante parte en la Santa Misa, en la Eucaristía de la religión católica.

En estos casos, y en la base de su uso original, el alcohol es parte de una idea global, que es la veneración de Dios y se lo consideró siempre como un instrumento muy válido para encontrar el camino de la búsqueda espiritual. Y en esta forma, contenido dentro de una idea de valor, el alcohol no daña; solamente se transforma en malito su uso, en cuando a su aspecto material, a saber su forma, se independiza de la idea que representa.

Un buen vino, acompañando una linda cena, nunca puede hacer mal, ni una rica cerveza junto con alguna picadita de salame y queso, disfrutada con amigos en el patio de la casa en una cálida noche de verano. Pero algo no funciona, si noche tras noche los grupitos de los muchachos y ahora también de muchachas, se pasan vaciando botellas de alcohol sobre la vereda delante de un quiosco. Desde ya también eso son rituales, pero decididamente de muy baja alcurnia.

Completar a veces un ritual, sea religioso sea mundano con alcohol, puede hacer sentido, al igual como también el cigarrillo o el cigarro, fumado con goce y aprecio en determinado contexto, pero fuera de él, es como presentar ropa en un desfile de modas, sin los cuerpos de las mujeres o de los hombres para los cuales es diseñada!

Ahora, el uso del alcohol es, también muchas veces, ligado para reemplazar el postergado o abandonado Viaje del Héroe, vale decir que sirve para pretender tener coraje, para pegar a nuestra mujer y a los chicos, o a olvidar que tendríamos que enfrentar los problemas del trabajo, o del crédito, o del consorcio, o de lo que sea.

Se considera al alcohol hoy en día como droga relativamente inofensiva, a pesar del mal que hace cada vez más, y en especial en la juventud, debido al absolutamente libre acceso que tienen hoy en día a él. Pero es además también la causa de muchas muertes, de hecho de muchísimas más que las originadas por las así llamadas drogas pesadas, pero de eso no se habla! Piensen solamente en las víctimas de accidentes automovilísticos, generados por intoxicados con alcohol!

Nicotina

Encontramos ahí un accionar y un simbolismo muy similar a lo del alcohol. También en este caso formaba el fumar, en sus orígenes, parte de ceremonias rituales; no por nada se habla todavía hoy de la pipa de la paz.

Controlado por los guías espirituales, se fumaban las cosas más interesantes, pero, sea lo que sea que pasaba por las pipas, no hacía mal, ni creaba adicción. Nada de colapso metabólico, nada de pulmones reventados, nada de adicción y nada de cáncer, o sea en su uso original nada de todos estos "beneficios" que adquieren la mayoría de nuestros fumadores adictos modernos!

Con todo ese riesgo que evidentemente hoy en día significa el fumar, podríamos considerar que el fumar sin gozarlo ritualmente, es una tremenda estupidez! Enferma sin duda, y muchas veces lleva a la muerte. Entonces uno debería suponer que, corriendo ese tremendo riesgo, un fumador por lo menos debería sacar algo grandioso en cambio, no es cierto?

¿Pero qué pasa? El goce real del más empedernido nicotiónico, con toda seguridad, no dura más que una o dos pitadas después de encender el cigarrillo, y lo que sigue luego es meramente un mecánico chupar y escupir del humo, sin ni siquiera darse cuenta lo que esta pasando.

Si un fumador fumaría realmente en forma consciente, es decir que goza el inhalar, siente como se expande el humo en su boca, se lo imagina bajando, incorporándose en sus pulmones y luego lo acompaña mentalmente salir otra vez suavecito a través de la nariz, dentro de un ritmo absolutamente placentero, entonces podemos salir con casi total seguridad de la premisa que nadie podría fumar de esta forma más de dos cigarrillos seguidos sin vomitar! Y entonces viene la cuestión, por qué igual se hace?

Ruediger Dahlke recomienda, desde otro punto de vista, analizar el nombre de la marca que uno fuma: Marlboro para los que quisieren sentirse vaqueros de verdad; Camel para los que sueñan realizar tremendas aventuras en la jungla o en el desierto, Lord Extra los que se creen finoli y Virginia Slim para las gorditas que quisieron ser delgaditas de cuerpo y alma.

Estos son solamente algunos de los ejemplos, por cierto presentados por un malvado no fumador, pero piénsenlo, aún algo exagerado, indican sin duda el reemplazo del propio actuar como héroe o aventurero, por la mera chupadita de un faso. Eso es por lo menos la idea; pero funcionar, desde ya no funciona, y así quedamos después también, en nuestro rol de aventureros de la pitada perdida.

Drogas pesadas

Las verdaderas y las malas de la película! Desde ya lo son, a pesar que, tal como ya mencioné en relación con al alcohol, reclaman muchísimo menos víctimas directas que justamente el alcohol y, en aún mayor medida, el tabaco. El problema principal hoy en día de las "drogas de verdad" no es tanto su uso en sí, sino más bien, todo el encuadre criminal que se armó alrededor, debido al tremendo negocio que significa para todo el mundo.

Liberando también la venta de estas drogas, al igual el caso de las "legales", por cierto seguirían causando bastante víctimas, pero con absoluta certeza muchísimos menos que actualmente, y aún definitivamente muchísimos menos que, lo repito, las del tabaco y las del alcohol!

Alucinógenos fueron usados desde siempre en prácticamente todas las culturas, pero casi siempre incorporados, al igual que el alcohol o el tabaco, en ancestrales rituales, y esta injerencia de los estupefacientes dentro de las ceremonias fue normalmente encima precedido por adecuadas preparaciones de los involucrados, mediante previas prácticas de purificación, de ayunos, etc.

La incorporación de drogas, por ejemplo en los rituales de iniciación, se basaba en la idea de ayudar a los miembros del grupo en su camino, o de hombría o de la espiritualidad, es decir formaban parte muy importante en la educación y el crecimiento personal y social del individuo en cuestión.

Ahora, si hablamos hoy en día de un "trip" al tomar LSD, o si pensamos en el significado del nombre de, por ejemplo, la droga heroína, vemos claramente de que se trataba originalmente. Pero ahora no nos quedó de todo ello otra cosa, que el débil simulacro de lo que vendría a ser nuestra aspiración del, otra vez, Camino del Héroe.

Mediante estupefacientes, se hace este viaje ahora también, pero en forma abortada: en vez de realizarlo con el corazón y el espíritu, se fabrica para ello meramente una débil y muy quebradiza cáscara, vacío de todo contenido!

Otro aspecto está relacionado con la disolución de nuestra cobardía. Las drogas en general nos hacen sentir potentes e invencibles, y no por nada se popularizó tanto el uso de, por ejemplo, cocaína, por parte de la gente que realizan luego atracos criminales en una forma absolutamente desconsiderada y demente. Con ello no tienen generalmente noción de las consecuencias, tanto para los otros como también para ellos mismos.

Vemos entonces que en los tres mencionados casos de drogadicción, la fuerza principal que motiva, es principalmente doble: por un lado se trata de generar coraje artificial para contrarrestar nuestra en realidad cobardía, y por el otro lado crean estas drogas un mundo de ilusiones, en el cual podemos soñar y vagar en una nebulosa sin limites, dentro de la cual todo es posible.

  Desde el punto de vista arquetípico es bastante claro de que se trata: todo eso está íntimamente relacionado con la idea de Neptuno por un lado y de Marte por el otro, o sea se puede manifestar, sin mucha posibilidad de equivocación, que el mal uso de las drogas es principalmente un mal vivido Marte y un mal vivido Neptuno!

Ahora, que significa eso y que podemos hacer al respecto, sobre eso hablaré un poca más adelante.

Drogas que no parecen serlo

Posiblemente muchos de Uds., inclusive yo, podríamos pensar, pobrecitos los cocodrilos, menos mal que yo no tengo nada que ver con todo eso! Pero es realmente así?

Qué pasa con la adicción al trabajo? Con la que busca el éxito a toda costa? La que nos hace adquirir constantemente cosas? La que nos hace juntar estampillas y nos hace sentir lo más infeliz si no conseguimos también esta edición especial conmemorativa del año 1929?

O con la adicción a los remedios, y me refiero no solamente a los clásicos, sino también a los alternativos? Hay adictos hasta al té de tilo o de manzanilla, y también, desde ya, a la Aromaterapia! Y también a la comida! No es lo mismo que la del alcohol o la de la cocaína? Naturalmente que si! No hay mucha diferencia, y otra vez puede manifestarse, sin posibilidad de error, que también por sobrealimentación se mueren hoy en día muchísima más gente que debido al mal uso de las drogas pesadas, pero por suerte la DEA hasta ahora no se dio cuenta de ello, sino ya estaríamos montones (yo incluido) detrás de las rejas.

Seguir

Descargo

Contáctenos

Copyright © 1999-2005 Chilka S.R.L. - Todos los derechos reservados.