Chilka
Merlo, San Luis
Argentina
Menú |  Parte 1 | 2 |

Salvia sclareaSALVIA SCLAREA
(SALVIA MOSCATEL, AMARO)

Salvia sclarea

a planta de Salvia sclarea es una de estas cosas que no se puede evitar de tocar para olerla, no tanto por lo agradable, sino más por lo extraño y casi rechazable que parece al principio su fragancia; pero es rechazable solamente, hasta que uno le toma el gusto, igual que en caso de la cerveza y del Whisky para los bebedores, o del caviar para los caviareros.

Si ando por el campo y me encuentro con una planta de ruda o duraznillo o cosa por el estilo, paso casi automáticamente la mano sobre ellas, sintiendo sus aromas extraños, casi asquerosos, pero no obstante repito esa acción una y otra vez, porque estos olores, casi hediondos al principio, llegan a ejercer no obstante, poco a poco, una fuerte atracción, muy difícil de ignorar.

En el caso de la Salvia sclarea, por cierto, las cosa no son tan extremas, pero rara es su fragancia sin duda, pero también es atractiva y atrapante!

Es una planta herbácea muy vigorosa y vistosa, sobre todo en época de su multicoloreada floración. Font Quer la califica como una "salvia soberbia". Llega al metro y medio de altura y es, tanto por su tamaño como también por su apariencia en general totalmente diferente a su prima, la salvia officinalis, nuestra bien conocida salvia de cocina la que es más bien bajita, gris y severa.

No pude descubrir hasta ahora con exactitud el hábitat de origen de la Salvia sclarea, pero aparentemente vino de las cercanías del Mediterráneo. Sus apetencias indican también en esta dirección ya que le gusta suelo calcáreo ligero, de buen drenaje.

Se siente bien en las montañas, se conforma con poca lluvia y le gusta mucho el sol.

Hoy en día se cultiva la Salvia sclarea principalmente en Rusia, Francia, Italia, Yugoslavia y España.

Su aceite se obtiene por destilación mediante arrastre por vapor de agua de la planta en flor. Es claro, incoloro y tiene un aroma típico, inconfundible, cálido por un lado pero al mismo tiempo también áspero, casi resinoso, con un leve toque a almizcle.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Su fragancia es atractiva y atrapante

 

 

Algo de Historia

Se supone que la planta, mencionada como "Baccar" por el médico griego Dioscórides en el primer siglo de la era cristiana, corresponde a lo que hoy en día llamamos Salvia sclarea o Amaro. En aquél entonces fue considerada con poderes para inducir a sueños.

En Grecia se consideraba el amaro beneficioso para la menstruación y además con poderes para facilitar el parto. Los romanos, por otro lado, la agregaron al vino, al descubrir que aumenta el poder embriagante de esta bebida.

Esa buena práctica usaban luego también algunos productores de vino en Alemania y ciertos cerveceros en Inglaterra. Agregando Salvia sclarea a sus brebajes, lograban que los bebedores "según su naturaleza llegaban rápidamente a estados de ebriedad, de estupidez o del delirium total".

 

 

Con poderes para inducir a los sueños

Volver atrás... Seguir

Descargo

Contáctenos

Copyright © 1999-2005 Chilka S.R.L. - Todos los derechos reservados.