Chilka
Merlo, San Luis
Argentina
Menú | Parte 1 | 2 | 3 | Formato imprimible




DIFERENTES TIPOS DE MENTA

Tal como enfatizado al comenzar, se nos presentan dentro del género menta una infinidad de diferentes variaciones, "especies" como los llamamos botánicamente, pero para fines prácticos me he concentrado en este trabajo, tal como ya indicado, principalmente a la Mentha piperita, la hoy más usada en aromaterapia, pero bien me recuerdo que entré al mundo de la menta no a manos de ella, sino relacionado con una pariente más ancestral de la piperita, a saber la Mentha arvensis, de vasta divulgación en el oriente, especialmente en la China y en Japón. Y precisamente, me habían mencionado en aquel entonces en Alemania, en época en la cual ni siquiera había escuchada la palabra Aromaterapia, que debería juntarme con las famosas Japantropfen , las Gotas de Japón, que se vendían en las farmacias, "ya que son bárbaras y sirven para cualquier cosa, en especial contra resfríos etc."

Después de un tiempo, en cuando empecé a reconocer un poco las cosas de la vida aromática, me di cuenta que estas renombradas (y bastante caritas!!) Japantropfen no eran en realidad otra cosa que aceite de mente de la antemencionada menta arvensis, la que llamamos vulgarmente también Menta japonesa, a pesar que en realidad es más bien oriunda de la China y no del Japón. Pero como hay también mucha gente que creen que Buenos Aires sigue siendo la Capital del Brasil, tampoco nadie se molesta demasiado con esa malinterpretación prodencial!

La menta arvensis tiene la característica especial de tener, por lo menos en su estado original, un contenido de mentol muy alto, por lo cual da una sensación de ser "muy fuerte", y ese alto contenido de mentol puede resultar a veces hasta en la solidificación de sus cristales a temperatura ambiente. Para evitar eso, y además para obtener mentol en forma sólida para su conveniente uso en golosinas o productos cosméticos, se suele sacar muchas veces mentol de la esencia de menta arvensis, lo que hace que la misma no resulta demasiado adecuada para puristas aromaterapéuticos.

Por esa razón, y por supuesto más bien motivado por razones comerciales, para acompañar el éxito de los "Japantropfen", sacaron luego en Alemania otro aceite, los "Chinatropfen", o sea las gotas Chinas, hechos ellas de Mentha piperita, con menos contenido natural de mentol, y por ende más suave y más redondo en su sabor y fragancia que la esencia de menta arvensis.

A la par de estos manejos comerciales algo turbios, corrió con el tiempo la voz de que se trata, y la gente interesada compra hoy en día mayormente liebre por liebre es decir en los negocios especializados o Mentha arvensis o Mentha piperita, pero ellos por su nombre verdadero y mayormente con conocimiento de causa.

Popular, especialmente entre los menores, es también la fragancia de la Mentha spicata, la Spearmint, debido a su rico sabor, apreciado principalmente en los chicles norteamericanos y en algunas pastas dentríficas.

La menta Spearmint es, por la ausencia de mentol, aún más dulzona que la piperita, con lo que resulta interesante para mezclarla con piperita, para obtener así un conjunto con bajo contenido de mentol, con lo que se hace apto para el tratamiento de niños, entiéndese de los de mediana edad, ya que para los muy chiquitos, la menta está directamente prohibida, justamente por su contenido en mentol.

Tenemos como última de los usados en Aromaterapia todavía la Mentha pulegium, la Pennyroyal, la que en manos de un experto, pero solamente muy experto en el tema, puede dar algún uso, pero en realidad debería ser evitado por todos, por el alto y peligroso contenido de la cetona pulegona que contiene su aceite. No por nada formaba en aquel entonces esta hierba importante parte en la utilería de toda bruja que tomaba en serio su oficio!





CONTRAINDICACIONES

No debe usarse el aceite de menta en caso de mal funcionamiento agudo del hígado, en caso de obstrucción de los conductos biliares, infección de la vesícula y obstrucción intestinal, ni en caso de úlceras estomacales.

Tampoco debe aplicarse en bebés y niños pequeños, debido al contenido de mentol de estos aceites. Lo mismo vale lógicamente para las madres en época de lactancia.

  A pesar de sus múltiples cualidades beneficiosas no debemos usar ni el aceite de menta ni su té por tiempo prolongado, ya que eso, tal como en el caso de cualquier agente terapéutico, podría revertir su acción y/o provocar irritaciones. También debe tenerse en cuenta que la ayuda que puede brindar este tipo de elementos solamente debe usarse en caso de pequeñas molestias pasajeras; si el mal es mayor o persiste, siempre es necesaria la consulta médica.

La menta tampoco debe administrarse a la par de medicamentos homeopáticos.



INFORMACION ADICIONAL SOBRE LA MENTA

Para el que está interesado en los aspectos arquetípicos que se materializan en esta hierba y a través de su aceite, puede encontrar ideas al respecto, haciendo clic aquí.






Descargo

Contáctenos

Copyright © 1999-2005 Chilka S.R.L. - Todos los derechos reservados.