Chilka
Merlo, San Luis
Argentina
Menú | Parte 1 | 2 | 3 | Formato imprimible




SU USO

El aceite de menta es uno de los más usados en Aromaterapia y es de los muy pocos que se pueden usar en ciertas aplicaciones con cuidado y moderación, en forma pura, sin ser diluido.

El cuerpo humano está mayoritariamente constituido por líquidos que sirven por un lado para alimentar los tejidos y sus distintos partes funcionales, y por el otro lado cumplen el rol de eliminar los deshechos, las toxinas y los demás elementos dañinos.

El aceite de menta tiene la propiedad de poder ayudar el fluir de estos líquidos, debido a su poder de dilatación de la estructura muscular y de los vasos sanguíneos; así llega más oxígeno y nutrientes a las células y por el otro lado se facilita el drenaje de los deshechos a través del sistema linfático.

El aceite de menta tiene en este sentido un poder regulador, ya que ayuda a drenar pero también provoca mayor flujo del liquido linfático en caso de ser necesario.

Casi no existe parte de nuestro cuerpo donde la esencia de menta no pueda actuar en forma benéfica!

Otra de sus tantas funciones bondadosas, es su rol sobre el actuar del bazo, órgano linfático que cumple la importantísima misión de purificar la sangre y, sobre todo, de producir también las células linfáticas, las células "devoradoras", cuya función es eliminar tanto "visitantes" no deseados, como también células enfermas.

La menta relaja la musculatura del bazo y le permite así recibir más sangre para su limpieza y por el otro lado provoca también la generación de mayor cantidad de células defensoras y de glóbulos blancos.

Por el otro lado se aplica también el aceite de menta para curar problemas de las vías respiratorias. Es antiséptico, antiespasmódico y refresca la nariz, la garganta y la cabeza. Se usa en caso de gripe, resfriados, tos y molestias asmáticas. Es expectorante y se recomienda inhalarlo (poniendo 4-5 gotas del aceite en agua caliente, inhalando los vapores, pero con cuidado para que no lleguen a los ojos) o frotar suavemente 1-2 gotas sobre las zonas problemáticas, como el pecho o debajo de la nariz. También pueden colocarse simplemente una o dos gotas de la esencia sobre un pañuelo e inhalar el aroma.

Tiene un efecto muy refrescante y depurativo sobre la piel. La calma si está irritada, limpia sus poros y retiene su humedad y su elasticidad natural, evitando envejecimiento prematuro. Se puede aplicar en baños o mediante masaje, pero en este caso debe cuidarse de usar la esencia solamente en muy baja concentración, sobre todo también porque tiene un efecto de generar una fuerte sensación de frío sobre la piel.

Zonas puntuales pueden tratarse con la esencia pura pero en caso de tratar superficies más amplias debe usarse una mezcla con algún aceite base, con no más del 0,5 % de esencia (5 gotas de menta sobre 50 ml de aceite base). Debe tenerse además la precaución de no aplicarlo sobre zonas de mucosa y cerca de los ojos, ya que provocaría irritaciones.

La menta alivia también problemas de digestión, debido a su efecto antiespasmódico y relajante. Se usa en caso de ardor o de dolor de estómago, diarrea, flatulencias y también contra mareos y malestar nervioso por viaje.

Compresas o masajes con aceite de menta ayudan a regular la temperatura en caso de calores de menopausia. Son útiles también para aliviar golpes, edemas y dolores musculares en general.

Cansancio o falta de energía pueden alejarse, frotando suavemente unas gotas del aceite sobre la frente y las sienes.

El aceite esencial de la menta, con su olor refrescante, trae efectos estimulantes, tanto al cuerpo como al espíritu. Su aroma ayuda a aclarar la mente y mejora la concentración y la memoria. Es tonificante para las funciones mentales y recomendable en situaciones de alta concentración y trabajo intelectual. No por nada se ambientan hoy en día muchas oficinas japonesas en ciertos momentos del día con aceite esencial de menta!

Yo personalmente realizo de vez en cuando actos maquiavélicos con esa esencia; por ejemplo en cuando vuelven los concursantes de mis cursos después de la pausa del mediodía con la modorra habitual y en cuando veo entonces, que después de media hora de mi exposición, no obstante, de la indudable fascinación de mis palabras, a uno tras otro de los presentes se empiezan a cerrar los ojos. Viene entonces mi venganza y la superdemostración del poder aromaterapéutico, ya que le hago chupar a cada uno una gota de esencia de menta piperita y les aseguro, que no queda nadie, que sigue luego pensando en la siestita!!

Ese uso también es muy conveniente en el medio de largas y cansadoras reuniones de trabajo, donde suele ser más que conveniente mantener el enfoque y la claridad de las ideas, pero desde ya debe usarse esta "arma" con moderación, sino resultará un tiro por la culata!

Combinaciones interesantes se hacen, mezclando menta por ejemplo con eucalipto, lavanda, romero, pomelo o naranja.





ALGUNAS SUGERENCIAS

  • Resfríos, nariz tapada, cansancio, etc.: poner 2 - 3 gotas sobre un pañuelo e inhalar.
  • Dolor de cabeza, cansancio, etc.: frotar suavemente 1 - 2 gotas sobre la frente y las sienes.
  • Molestias estomacales leves, malestar nervioso por viaje, etc.: ingerir 1 - 2 gotas sobre un pancito de azúcar o en agua tibia.
  • Cuidado de la boca en gral., mal aliento, etc.: 1 - 2 gotas en un vaso y hacer buches.
  • Picaduras de insectos: poner 1 gota sobre la zona afectada (mejor para ese fin es, no obstante, el aceite de Lavanda ).
  • Dolor de garganta: poner una gota sobre la lengua. Es un procedimiento medio bruto, pero suele funcionar!
  • Pies cansados o hinchados por calor o por falta de movimiento o mala circulación: poner en una palangana con agua tibia 4-5 gotas. Introducir los pies a la palangana y pasar esa mezcla agua-menta suavemente con la mano por los pies y por las piernas.
  • Para cambiar mediante el desparrame de unas gotas el ambiente por ejemplo en nuestra habitación de hotel, donde la noche anterior quizás habitaba un malvado fumador.
  • Para levantar el tono en mezclas de aceites esenciales que serían sino apagados o aburridos
El té de menta, preparado como infusión también nos es un apreciado acompañante desde ya mucho tiempo y, en países como Arabia por ejemplo, constituye aún hoy en día, una de las bebidas habituales más importantes.

Nosotros, en el Occidente apreciamos al par de su agradable, refrescante sabor, sobre todo también su valor terapéutico, especialmente en caso de problemas estomacales e intestinales. También suele lograr un benéfico accionar sobre el sistema biliar y también sobre nuestro hígado.

En caso de problemas estomacales viene muy bien tomar 3 veces por día una taza de té de menta sin endulzar, hecho la infusión tanto en forma pura, como eventualmente mezclada en partes iguales con flor de manzanilla.

Ahora, una advertencia: tanto el aceite esencial como también el té de menta, es decididamente algo para adultos, o a lo sumo para niños ya un poco crecidos, debido a que el mentol contenido en la planta y sobre todo en el aceite no es para lo chiquitos; les puede hacer muy mal!!! Y por ello, si tienen problemas de estómago, gases, etc., es mejor prepararles a ellos convenientemente un té de una mezcla de por ejemplo hinojo con anís y alcaravea, pero nunca de menta!






Descargo

Contáctenos

Copyright © 1999-2005 Chilka S.R.L. - Todos los derechos reservados.