Chilka
Merlo, San Luis
Argentina

tercer remedio

  • Desmesurado crecimiento del comercio, cada vez más monopolizado por grandes cadenas de Supermercados

Tengo que confesar que me encanta pasear de vez en cuando por Supermercados, tanto para comprar cosas apetitosas, como también por razones profesionales, pero no obstante no me queda ninguna duda que las cosas se fueron ahí por las ramas y, por lo explicado en explicit enfermedad Nr 3, hay que empezar urgente a castrar un poquito, sino tendremos cada vez más problemas!

No me es muy claro como es ese asunto de la ley de monopolios. Tengo entendido que existe, pero aparentemente no funciona un corno, por lo menos no relacionado al tema en cuestión!

Qué es que nos queda para hacer entonces?

Por un lado seria una buena medida, limitar a los Supermercados tanto en tamaño como también con relación a los productos que puedan ofrecer.

A los Super realmente grandes, estos que arrasan con todo, se les debería dar permiso para su instalación solamente en predios alejados de zonas urbanas, como para complicar el acceso, respectivamente para limitarlos de alguna forma meramente a visitas ocasionales. La compra "normal" diaria de la gente debería ser facilitada al máximo hacia los pequeños comercios de los barrios!

Otra forma de restringir el poder de los gigantes, seria prohibir que abren los días Domingo y en Feriados, lo que seria al mismo tiempo un beneficio social para sus empleados. Nadie se muere, si no puede aprovisionarse el día de Navidad o en Viernes Santo con detergentes y con papel higiénico! Habrá que pensar en ello, o unos días antes o sino aguantárselo, respectivamente pedir socorro a la vecina.

Los grandes Centros Comerciales pueden seguir existiendo, sin ningún problema y sin generar daños a la sociedad, si fueron ocupados por montones de individuales comercios, en vez por uno solo, y muchas veces extranjero encima.

Conste que soy arduo defensor de la Libertad de Comercio y pienso que es algo muy lindo y loable, empero si alguien se esta ahogando, tal como nosotros ahora, no nos debe inhibir en demasía un cartel de "prohibido nadar", para no saltar al agua para salvar una sino víctima!

Es correcto que existen Supermercados, y no es pensable prescindir hoy en día de ellos, pero decididamente no deben transformarse en la única, ni en la más importante vía de comercialización de los productos de consumo. Deben mantenerse dentro de su nicho, cumpliendo simplemente una función social más, al par de otras alternativas.

La verdad es que los clásicos almacenes de barrio, o mejor dicho sus dueños, tienen ellos mismos gran parte de la culpa de la situación, ya que no se han preocupados a tiempo para encontrar la forma de contrarrestar la gran tentación que emanen las megatiendas.

Debe considerarse que los consumidores somos por regla unos cómodos, y queremos normalmente todo servido a la boca y además endulzado.

Entonces el comercio de barrio debe esforzarse, para inventar estas golosinas que sus clientes pretenden, y para ello deben ser por un lado razonablemente competitivos en precio y luego distinguirse, pero bien distinguido, en servicio y sobre todo calidad de ciertos productos que pueden ellos sin duda ofrecer mejor que el Supermercado.

Me refiero en especial a la línea de las Delikatessen y sobre todo también a los productos de panadería.

Eso significa, que no es suficiente, que un negocio encargue meramente su pan al algún panadero mayorista, sino sería condición que en este caso el "panadero" realmente funcione de panadero, llenando la cuadra ya a las siete de la mañana con aroma a pan o facturas recién horneadas!

Les aseguro, que ningún Supermercado podrá competir en este caso, ni siquiera con precio de Super-Oferta!

Sumamente importante para la revalidación de los negocios de barrio es también lograr, que sus vendedores sean realmente profesionales que atienden a sus clientes con amable alegría y también con profesionalismo. Uno encuentra lamentablemente muchas veces vendedores de terror, que dan a menudo más la sensación que prefieren que los potenciales clientes desaparezcan cuanto antes, en vez de seguir molestando con su presencia.

 

En Alemania se requiere en general un estudio de 3 años, especialmente enfocado a la tarea de vendedor/vendedora en negocios, y el resultado es palpable; son entonces realmente profesionales y no se limitan solamente en aconsejar de "llevar aquel, por que es un 10% más barato que aquél otro", sin poder explicar cual, aparte del precio, es la diferencia entre ambas ofertas!

Podrían implementarse Minisupermercados barriales o modernos maxi-almacenes, convenientemente organizados en Cooperativas, para obtener competitivos condiciones de compra.

Podrían generarse negocios tipo Franchising, especialmente para productos en la línea de los delikatessen. Pero no meros quioscos de venta, sino deben involucrar también la elaboración de los productos en cuestión.

Una gente amiga mía en Australia iniciaron hace unos años una cadena de Franchising con "Comida Sana", donde ellos ofrecen la marca y toda la tecnología, recetas, procedimientos etc., pero la propiedad de los locales, y todo el negocio de elaboración y ganancia principal de venta, queda en manos de los mismos dueños de los negocios. La cosa funciona y existen mientras tanto ya montones de estos locales en diferentes zonas del territorio australiano.

La razón del éxito de ese tipo de emprendimiento es por un lado la garantía que recibe el consumidor, debido a la confianza que merece el sistema por el respaldo desde la organización que ofrece el franchising, y por el otro lado debido a la atención personalizada y amena que recibe el cliente por, normalmente, los propios dueños del negocio.

Un buen ejemplo propio es en este sentido un nuevo local de BONAFIDE en Buenos Aires, ubicado sobre la Avda. Cabildo en Belgrano, donde aparte de la venta tradicional de sus productos, instalaron también un lindísmo minicafe donde sirven amablemente tanto un excelente café, al par de no menos excelentes medialunas, etc.

Otro ejemplo, son las nuevas vinotecas WINERY, donde uno puede disfrutar en un buen ambiente, aparte de adecuada degustación de buenos vinos, también apetitosos quesos etc. Habrá que ver como funcionarán los jóvenes emprendedores a cargo de Winery. Pero no tengo dudas que, si siguen haciendo bien las cosas, tendrán un seguro éxito!

No obstante, de todas estos linditas ideas, tenemos que lidiar con la cruda realidad, que un factor muy importante, y hoy más que nunca, será el precio al cual tú puedas vender tus productos, y para ello debes lograr poder comprar a tus proveedores más o menos en las mismas condiciones, como los grandes Supermercados.

Hace falta, además, que las autoridades exigen a estos una política de precio razonable, para evitar practicas de dumping. Deben prohibirse las ofertas de anzuelo que se usan habitualmente para cegar a los clientes, con el fin de engancharlos luego para complementarias compras compulsivas.

Ahora, por el otro lado deben esforzarse los almaceneros y demás pequeños comerciantes, para realizar compras quizás en forma cooperativa o similar, para poder obtener de los productores precios y condiciones convenientes.

Gran parte de la problemática de los precios del circuito minorista está ligada al hecho que los almacenes, quioscos, etc., reciben normalmente la mercadería o desde mayoristas o sino en algunos casos si, directamente desde el productor, pero dentro de una muy costosa logística de distribuición, y ambas alternativas incrementan notablemente los precios.

Debido a eso es interesante enfocar sobre alternativas formas de comercialización por parte de los productores, que sería en este caso una venta directa del productor al almacén, pero sin necesidad que los camiones de distribución de los fabricantes tengan que pasar de almacén el almacén, simplemente para entregar 6 potecitos de yoghurt o una docena de cajitas de fósforos! Eso no hace sentido por ningún lado, y más, a muchisimas empresas no se los justifica tener propia distribución.

Al respecto escuché hace un tiempo de una nueva modalidad para que tanto clientes individuales, como también pequeños comerciantes puedan recibir en los EEUU o Canadá todo tipo de mercadería directamente del fabricante. No me recuerdo más los detalles exactos; en realidad ni tengo información certera si el sistema en cuestión realmente existe o no, pero, sin non e vero, ben trovato!!

La cuestión funciona o podría funcionar más o menos de la siguiente manera:

Una persona o un pequeño negocio, realiza un pedido directamente al fabricante, por teléfono, por e-mail o Internet, o como sea, y le indica al proveedor los datos de su personal "casilla de recibimiento" para la mercadería. Estas "casillas", tal como es de ya mucho el caso de las tradicionales "Casilla de correo", estarían ubicados estratégicamente distribuidas en los distintos barrios. Tendrían buen acceso para los camiones de entrega y serian algo así como los almacenes de los actuales mayoristas, pero, sin que los dueños de estos tengan que ver con la mercadería en si. Ellos deben administrar solamente su almacenamiento, inclusive en cámaras de frío, si se trata de mercadería que lo requiere.

El almacenero o el cliente particular pasa entonces una o dos veces por semana por la "guardia" y retira los bultos que habían llegado para él. Ahora el pago lo efectuará directamente al fabricante, dentro de las alternativas formas y condiciones que este le ofrece.

De esta forma se minimiza también el riesgo de quebrantos para los fabricantes, ya que lo peor que les podría pasar es que algún cliente no levante su pedido y la mercadería debe ir de vuelta, pero ese riesgo es absolutamente mínimo en comparación con los grandes problemas por no pago que sufren hoy más que nunca muchismos proveedores de productos de consumo.

Tengo conciencia que este enfoque requiere mucho trabajo para afinar el adecuado procedimiento logístico, pero, en cuando más pienso en él, más, estoy convencido que es una grandiosa idea!

Lo estuve discutiendo recientemente con un amigo, especialista en sistemas de justamente ese tipo de problemas, y claro está que llegamos a la conclusión que es en el momento un típico problema del gato que se muerde la cola: demasiado fantasioso como para invertir en su realización y, por el otro lado, demasiado complicado como para implementarlos sin previo proyecto real!

Ahora, para romper el nudo a lo alejandrino, llegué a la conclusión que en realidad se requiere, para empezarlo, solamente 3 personas con un poco de voluntad, muchas ganas de jugar y probar, y eso a un riesgo financiero prácticamente cero:

Un fabricante que quiere vender, un mayorista, cuyo negocio de distribución mermó y quién necesita por eso reubicarse, y un almacenero que quiere recuperar su clientela.

El mayorista se declara dispuesto de agregar a su habitual tarea una adicional, paralela, que sería recibir del fabricante cada tanto unas cajas, las que guarda a una determinada tasa, hasta que el destinatario las busca. Nada más!

Luego se pueden incorporar al sistema más mayoristas en otros barrios, y más almaceneros y también ferreteros y zapateros y quiosqueros etc.etc. y la avalancha empieza a rodar!!

 

distribución y cobranza

En cuando empecé meterme en este trabajo, llegué ya de entrada a la conclusión, de que una de las claves para solucionar esta maraña, es la pulverización del actual sistema económico, desarmando los gigantescos pulpos creados en los últimos años, y tal como mencionado ya antes, estaría esa tarea íntimamente ligada a las posibilidades prestadas por INTERNET y, al mismo tiempo, a la creación de adecuadas logísticas de distribución y cobranza.

He enfocado antes sobre un posible sistema de distribución de productos desde los fabricantes a los negocios minoristas. Ahora, en determinados casos, se ofrece una comercialización aún más "directa", que sería del productor directamente al consumidor.

Un granjero, desde el último rincón de la Patagonia puede llegar ya hoy en día vía Internet fácilmente a amas de casa en Bernal, en San Isidro o en Mendoza. Lo mismo alguien que elabora quesos de cabra en Córdoba, o un fabricante de muebles de Avellaneda.

Es meramente cuestión de armar y poner en marcha buenos y económicos sistemas de distribución. Algo al respecto existe y ya funciona. Yo personalmente he encontrado por ejemplo recientemente una excelente forma de vender de esta manera algunos productos propios, con los cuales desde años estaba trabado, por no encontrar un alternativo sistema de ventas que hubiera satisfecho mi situación.

Ofrezco mis productos ahora en Internet y por e-mail, pero también todavía a la antigua, mediante folletos o en forma personal, y de la misma manera recibo también los pedidos. Los productos a su vez, son enviados en adecuados embalajes por el Correo Argentino (http://www.correoargentino.com.ar), y ellos entregan contra reembolso, reteniendo para ello solamente una muy razonable taza de cobranza.

Experimento con ello ahora ya desde algún tiempo y puedo decir que funciona a la perfección, hasta con envíos al último rincón de la República.

También aquí existe ahora la posibilidad de realizar operaciones comerciales vía Internet, con posibilidad de pago mediante Tarjeta de Crédito, por cierto a pequeña escala aún demasiado costoso, pero a gran volumen sin duda interesante.

El "e-comerce", y con ello las diferentes modalidades de la venta directa al consumidor, llevarán sin duda la batuta del negoció del futuro. Debido a eso se presentarán para ello, con total seguridad, también poco a poco cada vez más interesantes alternativas para la distribución y cobranza.

Descargo

Contáctenos

Copyright © 1999-2005 Chilka S.R.L. - Todos los derechos reservados.