Chilka
Merlo, San Luis
Argentina

  • Sistema bancario y crediticio fuera de órbita

Tiempos atrás hubiera dicho que eso es un tema muy difícil de solucionar, pero ahora no lo veo más así, ya que una importante entidad financiera internacional esta demostrando en la práctica por ya más de 25 años, que existe una fórmula para un sistema bancario-financiero razonable, que realmente "banca" de buena forma a los necesitados de crédito, y encima ganando plata. Eso último por cierto no en beneficio para accionistas, sino meramente para reinvertirlo en nuevos créditos, dentro de una metodología sustentable.

Este banco, el GRAMEEN de Bangladesh (http://www.grameen.com) tiene hoy en día una tasa de retorno de sus créditos, inigualado por otros institutos, a saber más alta del 98 %!

Todo eso empezó durante la gran hambruna del 1974 en Bangladesh, en cuando tuvieron que morir allá cientos de miles de personas de hambre, no en realidad por falta de alimentos, sino principalmente debido a la incompetencia y corrupción de la clase política regente.

El Dr. Mohammad Yunus, un simple profesor universitario, formado en universidades de los EEUU, llegó en aquel momento a la conclusión que sus enseñanzas teóricas sobre economía, que lectoraba en la Universidad de Chitagong en justamente Bangladesh, no hacían sentido frente a la realidad de la situación.

Descubría entonces, muy asombrado, que era posible solucionar los problemas de muchísima gente necesitado, mediante créditos minúsculos, manejados de determinada forma.

Primero experimentó por si solo y luego, cuando se dió cuenta que la cosa funcionaba, se dirigió a bancos para expandir el modelo. Pero en aquel momento, y eso por muchos años, no cosechó otra cosa que incredulidad y negativas.

Como Yunus es, aparte de visionario también un hombre terco, no se desanimó, sino siguió su camino, haciendo, según él "todo al revés de cómo lo hacen los bancos" y hoy en día el Banco GRAMEEN tienen a su servicio ya más de 12 000 personas que trabajan con él en todo el mundo y su cartera de créditos otorgados oscila ahora en la friolera de alrededor de 4 mil millones de USD.

Una linda visión de la historia, tanto la de Mohammad Yunus, como también de su banco, puede recibirse de la lectura de la autobiografía de Yunus,
HACIA UN MUNDO SIN HAMBRE.

Grameen no es inocente, sino ha desarrollado un sistema para mantener una buena seguridad en sus operaciones, pero, y ahí esta la diferencia, sin que eso sea ni nefasta ni inhumano para los tomadores de los créditos.

El Grameen funciona desde fines del 1999 también en la Argentina y ya están aquí exitosamente en marcha una buena cantidad de miniemprendimientos basados en sus correspondientes créditos.

Información al respecto puede obtenerse bajo justamente Grameen Argentina (http://www.grameenarg.org.ar/)

Para los impacientes presento aquí mismo la idea Grameen, tal como es explayado en un flyer de su sede en la Argentina:



....GRAMEEN

Hasta hace 26 años la pobreza fue combatida de la mejor manera conocida hasta entonces: a través de la caridad, la beneficencia, los subsidios, la limosna. Sus efectos tuvieron el carácter de paliativos temporarios que crearon dependencia económica y degradación entre quienes lo recibieron. Sin embargo, hace 26 años el Profesor M. YUNUS de Bangladesh desarrolló un revolucionario sistema de microcréditos sin garantías materiales que ha producido, hasta ahora, un mejoramiento humano y social auténtico y efectivo para más de 12 millones de personas pobres del mundo. Conocido como GRAMEEN ("aldea" en lengua bengalí), este sistema autosustentable lleva a la reivindicación del ser humano, la independencia económica, la dignificación y el desarrollo personal de los más carenciados.

La pobreza es un círculo vicioso del cual no se puede salir, si no se tiene la oportunidad de crear o aumentar los ingresos. Por eso el Profesor Yunus aboga por la declaración de los microcréditos como un DERECHO HUMANO. Para que cada familia tenga la posibilidad de salir del círculo vicioso de la pobreza a través del inicio o la expansión de un microemprendimiento que le permita elevar sus ingresos, mejorar la calidad de vida y desarrollar su dignidad y autoestima.

Para lograr este objetivo, aparentemente inalcanzable, el Profesor Yunus debió sortear el difícil obstáculo de hacer accesible el crédito a aquellos que están marginados de los sistemas financieros convencionales.
¿Cómo acercar el microcrédito a quienes más lo necesitan pero no poseen bienes que los respalden, a quienes no tienen la posibilidad de ofrecer garantías materiales? ¿Cómo garantizar la devolución de los microcréditos, sin la existencia de esas garantías materiales? Ese fue el gran desafío que el profesor Yunus pudo vencer con su inmersión en la realidad de los pobres, con su creatividad y con su paciente tarea de prueba y error. Hoy día el sistema GRAMEEN se aplica en más de 60 países (incluidos EEUU, Francia y, desde comienzos del 2000, también la Argentina) con un 98% de recupero de los microcréditos, dirigidos en un 94% de los casos a las mujeres.



El método GRAMEEN

En GRAMEEN no dan el pescado ni enseñan a pescar; posibilitan la compra del bote y la red. Son microcréditos para microemprendimientos; los créditos no son para consumo; se destinan a actividades productivas individuales, generadoras de ingresos.

Individualmente, los pobres se sienten expuestos a todo tipo de peligros. La pertenencia a un grupo les da una suerte de seguridad.

A todo aquel que desea obtener un préstamo se le pide que constituya un grupo de cinco personas ajenas a su familia, pero con las mismas aspiraciones y el mismo nivel económico y social. Las solicitudes individuales de préstamo deben ser aprobadas por el grupo que, desde ese momento, asume cierta co-responsabilidad. Si bien cada uno responde por su crédito, el grupo actúa solidariamente, y en caso de dificultad, los integrantes se ayudan entre si.

No es fácil formar un grupo. Sólo los más tenaces, perseverantes y esforzados formarán parte de GRAMEEN. GRAMEEN es mucho más que dinero, es una suerte de pasaporte para el desarrollo personal, la autoestima y la dignidad. El participante comienza a explorar sus potencialidades y a descubrir su oculta creatividad y capacidades.



GRAMEEN en la Argentina

La FUNDACIÓN GRAMEEN (ALDEAS) ARGENTINA se constituyó y obtuvo personería jurídica en 1999 a partir del Dr. Pablo Broder y un grupo de personas con vocación de servicio que se vieron altamente motivados por el sistema GRAMEEN de microcréditos, sin garantías materiales, dirigido a los sectores más pobres de la sociedad. Todas sus actividades se encuentran orientadas y supervisadas por el Grameen Bank y el Grameen Trust de Bangladesh y la Grameen Foundation de Washington. El Dr. Broder -su actual presidente- es el representante personal del profesor Yunus en la Argentina, en Uruguay y en el Paraguay.

La FUNDACIÓN GRAMEEN (ALDEAS) ARGENTINA actúa como diseminadora de la metodología. Para ello, varios de sus integrantes se capacitaron en Bangladesh. La Fundación se conecta con ONG's de distintos puntos del país para implementar juntos las réplicas GRAMEEN. La Fundación conoce cómo funciona el sistema en Bangladesh y los ONG's locales conocen mejor que nadie su medio y su gente. Se trabaja en equipo para adaptar el modelo de Bangladesh a la realidad local, siempre que no traicione la esencia del sistema GRAMEEN.

El 14 de abril de 2000 se entregaron en Posadas, Provincia de Misiones, los primeros créditos GRAMEEN de la Argentina a través de La Casa de la Mujer y, al mes siguiente, la Fundación CIReNor de la Provincia de Formosa también entregó sus primeros créditos. Además se han iniciado réplicas GRAMEEN en Mendoza (Cáritas Chacras de Coria) y en Bahia Blanca (Cooperativa Del Sud). Se espera comenzar pronto otras en el Chaco y en Rosario. Además, existen contactos avanzados con diversas ONGs para iniciar réplicas en Neuquén, Mar del Plata, La Plata, en una villa del Gran Buenos Aires, y en Catamarca, Santiago del Estero, Salta, Jujuy, etc.

Descargo

Contáctenos

Copyright © 1999-2005 Chilka S.R.L. - Todos los derechos reservados.