Chilka
Merlo, San Luis
Argentina





primer remedio segundo

Es arriesgado repartir buenos consejos acerca de cosas o proyectos que otra gente podrían o deberían encarar, ya que uno suele errar a veces olímpicamente.

Sugiero por lo tanto que tomen lo que sigue con mucha pinza y pásenlo siete veces por el colador, y inclusive por aquel de malla muy finita, antes que prueben si alguna de las ideas que siguen podría tener un significado para uno u otro de Uds.!!

Generación de huertas, minihuertas, granjas y minigranjas

En ese tema se encuentra la llave para un casi asegurado éxito de un razonable porvenir para muchas personas, siempre y cuando estén dispuestos a trabajar para ello. Buena parte de las razones pueden encontrar por un lado en la visión expuesta bajo "explicit enfermedad Nr 7", y por el otro en la sabiduría de la ley homeopática de las similitudes, que dice "si tu conoces el origen de tu enfermedad, conoces también la forma de curarla!"

En casa consumimos ya desde tiempo verduras, frutas, pollos y huevos, etc. casi exclusivamente producidas en huertas y granjas orgánicas y les puedo asegurar que hay millas de diferencia con lo otro que se consigue habitualmente por allí!!

Si en ese sentido existe una vez mayor conciencia en la población, podría despertarse fácilmente lo siguiente:

Generación de muchas huertas y granjas "sanas", ubicadas no demasiado lejos de los centros urbanos.

La comercialización de lo producido puede organizarse en ferias y puestos de venta directa "del productor al consumidor", tal como es común hoy en día en países como Francia, Suiza, Alemania, EEUU, Canadá etc., y ahora empezando por suerte también ya en nuestra Argentina misma.

Encontré al respecto en Internet un sitio muy interesante, www.openair.org que trata el tema de este tipo de mercados en todo el mundo, algunos tan famosos como fue en su tiempo nuestro Mercado del Plata, transformado ahora lamentablemente en una triste oficina publica. Pueden encontrar Uds. entonces ejemplos de mercados en diferentes países del mundo bajo: (http://www.openair.org/opair/twebmar.html)

Algunos sitios indicados, lamentablemente son más promociones turísticas generales del lugar en cuestión, y los mercados en si están escondidos dentro de la información general y a veces un poco difícil de encontrar, pero se destacan por ejemplo sitios como el "saturdaymarket" en Saint Tropez en Francia,
( http://www.saturdaymarket.com/Saint-Tropez), o sobre todo el del Westside Market en Cleveland, USA, (http://www.westsidemarket.com) en el cual uno puede entrar hasta en los propios sitio de algunos de los puestos de venta.



Me parece absolutamente imitable esta forma de promocionarse y la implementación misma de esa veta, de la cual pueden obtener un montón de gente una honorable y bien sustentable base de vivir. Para ponerlo en marcha hace falta simplemente poner a disposición de los productores predios adecuados, donde puedan instalar en nuestras ciudades estas ferias.

Repito lo ya enfocado previamente: no se trata hacer más de lo acostumbrado, que son las ferias "normales" de los revendedores de siempre, sino mercados donde los mismos productores manejan sus propios stands con su propia mercadería, todo eso, desde ya, controlado y certificado adecuadamente. Los productos que se ofrecerían allí serian mucho mejores en calidad que ahora, más barato que ahora y los productores ganarían muchísimo más plata que ahora.

Eso no significa que los vendedores "revendedores" actuales pierdan su trabajo, todo lo contrario: ellos podrían integrarse al negocio de un productor y seguir con lo suyo, pero parado en el futuro sobre una base muchísimo más sólido y más útil para toda la sociedad.

Hasta en las ciudades mismas pueden instalarse minihuertas, y de hecho ya existen algunos p.e. en Buenos Aires, También en ellos mismos podrían los vecinos convenientemente adquirir buena parte de sus necesidades diarias.

Hace años escribí un capítulo sobre el cultivo en "cama alta", en el libro "Agricultura Orgánica (Experiencias del cultivo ecológico en la Argentina)" editado en 1992 por la Editorial Planeta, y en ese contexto sugerí que a ese tipo de cultivos pueden dedicarse con cierta facilidad también personas minusválidas, inclusive desde silla de rueda, lo que evidentemente abriría para ellos un abanico de posibilidades absolutamente interesante en todo sentido.

Nadie puede decir que nos falte espacio para realizarlo y la implementación de ese tipo de emprendimiento es de absolutamente bajo costo y, por su idiosincrasia hasta posible en baldíos con tierras básicamente no cultivables. Sobre una superficie de solamente 600 o 800 m2 se podrían hacer pequeños milagros !!

Volviendo ahora otra vez al tema básico de los emprendimientos de huertas, es positivo, que debido a la ausencia de intermediación, se cubrirían con creces los mayores costos de mini elaboración, en comparación con el automatismo de los cultivos extensivos.

Pequeñas y medianas granjas tendrán mucho menos plagas que los habituales cultivos en gran superficie, razón por la cual seria muy fácil aplicar técnicas del cultivo orgánico. Aparte de eso, estos predios verdes, si fueran ubicados dentro de las mismas ciudades, agregarían buenas fuentes de oxigeno a nuestra jungla de cemento.

Tal como van las cosas por el momento, sigue en forma preocupante el incremento poblacional de las grandes urbes, en desmedro de las zonas rurales. Un claro ejemplo al respecto es el estudio de la Dra. Marcela Benítez quién investigó recientemente la paulatina deserción de centenares de poblaciones del interior de la Argentina.

Ahora esta gente, al igual como en aquella fiebre del oro de California y de Alaska, sigue al imán, hoy en día principalmente actuante de las propagandas televisivas y revisteras, que muestran la exuberante vida sin problemas en las ciudades, llenas de atractivas mujeres, apuestos y generosos hombres, BMW's por doquier; una vida repartida entre tomar sol al lado de una bucólica pileta de natación durante el día y una gran fiesta con baile y champagne en la noche. Quién no quiere tener aunque sea una pequeñas parte de esa torta?

La verdad es, y todos lo sabemos, que justamente la idea de una "buena vida" no es más tan unida al vivir en el centro de una ciudad, sino más bien en satélites verdes en su alrededor, y también las oficinas, los cines y poco a poco hasta los teatros y hoteles van marcha a los tranquilos suburbios y a demás zonas lejos de los aplastantes edificios de la apretada City.

Ahora donde salen unos, entran otros, y eso lo vemos también claramente en el "ambiente" que ofrece hoy en día por ejemplo el micro-centro de Buenos Aires en la noche. Salvo algunos puntos especiales, como ser Recoleta o Puerto Madero, etc., dista mucho de esa alegre y segura vida, que marcaba en su tiempo a la calle Florida, la Avenida Corrientes o la Avenida de Mayo!

Desde ya, esa tendencia hacía bajos niveles, no es privilegio de Buenos Aires; en prácticamente todo el mundo se ve este acelerado crecimiento de slums en los otrora "elegantes" centros de las ciudades.

No hay duda, que ese "desarrollo" no sirve para nada y para nadie, tampoco para esta gente que vienen del campo o no sé de donde, y se instalan entre cinco en una habitación de 3 x 4 metros, en el octavo piso de un medio desmoronado edificio en Corrientes y Montevideo.

Para mí es claro, que por un lado debe generarse a la gente del campo una atractiva vida para tentarlos de quedarse en sus pueblos, y por el otro lado deben implementarse adecuadas vías para transformar en parques o huertas a los predios de los edificios o galpones que se liberan en las ciudades, para que no se presten como albergues de medio pelo para una nueva clase de pobladores.

Al lograr implantar hasta en el corazón de las ciudades huertas para abastecer desde ellos a los vecinos de la zona, desde ya sería necesario, controlar estos cultivos "caseros", pero eso no sería más problemático que los controles e inspecciones (sí los hay) de los productores actuales.

No me imagino la cantidad de familias que podrían encontrar dentro de estos aspectos trabajo y sustento pero sin duda que serían muchos miles, y aparte de eso, gran parte de la población gozaría de yapa de una alimentación mucha más sana que actualmente.

Personas interesadas en el tema del cultivo orgánico pueden obtener una buena visión sobre el tema desde la lectura por ejemplo del antemencionado libro sobre Cultivo Orgánico. Aparte de eso existen en nuestro país una cuantas organizaciones ONGs que se dedican al tema de la producción ecológica de alimentos, y ellos pueden enseñar ampliamente al respecto. Información actualizada acerca de agrupaciones ecológicos locales y sobre los eventos que estos realizan, principalmente bajo el lema de la "Biodiversidad", pueden obtener en el sitio http://www.biodiversidadla.org/

Funcionan además en la Argentina ya consolidados sistemas de control, ideados para garantizar lo que llamamos cultivo orgánico. Son entes privados que otorgan a productores idóneos certificados oficiales de garantía para el consumidor, inclusive con aceptación en el exterior, hecho imprescindible en cuando alguien quiere encarar un negocio de exportación de ese tipo de alimentos.

Un certificador de buena trayectoria es por ejemplo ARGENCERT (http://www.argencert.com.ar).

Si enfocamos ahora algunas alternativas adicionales de conveniente explotación en el marco de pequeñas empresas, podría pensarse por ejemplo en:



Pequeñas plantas para una moderna industrialización de frutas, hortalizas, etc.

Existen en la Argentina muchas industrias para producir por ejemplo conservas de hortalizas, pero los productos logrados en general parecen más raciones de emergencia que alimentos sanos y sabrosos.

No obstante existen hoy en día adecuadas tecnologías que ofrecen alternativas para lograr excelentes productos de "calidad casera" y ahí se presenta un abanico de posibilidades.

En ese contexto quiero enfatizar que es absolutamente erróneo pensar que un producto envasado por ejemplo en hojalata, necesariamente sea "comida chatarra". Si es o no, depende exclusivamente de la seriedad de su elaboración!

Un buen durazno en almíbar, enlatado y todo, es absolutamente y con total seguridad muchísimo más sano y preferible, que un limón o una naranja o una manzana requetefumigada y encima entintada con estos abominables químicos que suelen aplicar, para hacer estos producto más duraderos o de apariencia más "apetitosa".

O también estas manifestaciones estúpidas que uno escucha a menudo de ciertos ecologistas de terror, que dicen por ejemplo como tal, que las hamburguesas son una porquería porque están hechos de basura, harina y no sé que más!

Puede ser que algunos de estos productos que se consigue por ahí, realmente contengan ingredientes non santas, pero si uno compra una hamburguesa de carne vacuno de buena marca, normalmente elaborada por algún frigorífico de exportación, uno puede estar bien seguro que lo que se usa en ello es carne de primera, normalmente cortes de parte delantera de los animales, cuyos cortes traseros se exportan.

Crianza de Camélidos, conejos de angora y bichos por el estilo

Son típicos emprendimientos en pequeña escala, que pueden dar muy buenos frutos, pero convenientemente deberían para ello organizarse los productores en cooperativas o algo similar, para hacer más fuerza, para no depender luego exclusivamente de intermediarios muchas veces escrupulosos.

Conozco algunos intentos de ese tipo, que fracasaron rotundamente, no por otra razón, que simplemente por la ignorancia de estos productores de no saber que hacer con, por ejemplo, la lana obtenida.

Si ellos hubieron poseídos alguna, aunque sea mínima facilidad para hilar, para transformar los pelos crudos en hebillas prolijamente terminadas y etiquetadas, o mejor aún, hasta quizás en echarpes o pulóver es ya tejidos con su lana de angora, su historia seguro no hubiera terminada como terminó!!

Los que están interesados en el tema de camélidos, pueden encontrar acertada y amplia información al respecto de la Fundación Hábitat, bajo e-mail:

habitat@mbox.servicenet.com.ar.

Descargo

Contáctenos

Copyright © 1999-2005 Chilka S.R.L. - Todos los derechos reservados.