Chilka
Merlo, San Luis
Argentina

 

cliquee sobre el aceite de su interés


 

EVAPORADORES DE ESENCIAS

En la Argentina también conocidos como "hornitos". Son pequeños recipientes, normalmente fabricados en cerámica, con un receptáculo para agua que se calienta por medio de una velita. Al agua se le agregan unas gotas de esencia las que se evaporan al calentar el agua. La temperatura correcta del agua es para ello entre 50 y 60 grados C. La cantidad de agua en el recipiente debe ser la suficiente como para acompañar la duración de la velita.

Parece superfluo tener que mencionarlo pero por las dudas les sugiero, antes de adquirir uno de estos "hornillos", verificar si la velita se deja introducir y retirar cómodamente, sin que uno deba tener necesariamente dedos de ladrón, y también si se logra prender la velita sin quemarse los dedos. Menciono esto porque cada dos por tres encuentro algún artefacto de estos, por cierto muchas veces artísticamente muy lindos, pero que no obstante no funciona por una u otra razón técnica; y por ende muchas veces se frustrarán entonces las ganas de algún novato en el tema seguir experimentando vivencias aromaterapéuticas.

Un consejo para cuando se "pegue" por alguna razón el recipiente de la velita sobre el fondo del evaporador: no traten de desprenderlo mediante cuchillo u otro elemento por el estilo ya que estos procedimientos involucrarían buena posibilidad de lastimarse o también de romper el artefacto. Más fácil es introducir el evaporador breves instantes en agua caliente por arriba de 70 grados C y todo el problema esta solucionado ya que las partes unidas se desprenderán solitas.

Para ambientes chicos (baños, automóviles, placards, etc.) pueden usarse también evaporadores pasivos hechos en algún material poroso, sobre el cuál se aplica cada tanto alguna gota de aceite.

Últimamente se usan para tal fin, entre otros, pequeñas anforitas de cerámica sin esmaltar y como son normalmente bien bonitas las suelen usar muchas chicas y mujeres como colgantes aromáticos.

Desaconsejo totalmente ese uso ya que nos exponemos con eso a un bombardeo continuo y muy fuerte de las esencias que, atravesando la pared porosa de la vasijita atraviesan con la misma facilidad nuestra ropa y nuestra piel, entrando así descontroladamente a nuestro organismo.

En caso de estar apurado pueden dispersarse las esencias también directamente al aire por medio de un atomizador o nebulizador, armándose en este caso las esencias o sobre agua destilada o sobre alcohol etílico (alcohol medicinal) al 1% (1 ml de esencia sobre 100 ml de agua o alcohol).

En caso de usar como dispersante agua destilada debe sacudirse el atomizador previo al uso ya que las esencias no se diluyen en agua.

Recomiendo usar solamente atomizadores que producen un rociado muy fino, pero de todos modos no conviene dirigir la neblina aromática nunca sobre los muebles ya que algunos aceites disuelven ceras y barnices.

Este "rociado" con mezcla de aceites esenciales es especialmente adecuado para "descontaminar" rápidamente la habitación de algún enfermo, o también para eliminar malos olores y "malas ondas" en general.








 

 

 

 


Recomiendo descontaminar la habitación


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Descargo

Contáctenos

Copyright © 1999-2005 Chilka S.R.L. - Todos los derechos reservados.