Chilka
Merlo, San Luis
Argentina

a Inicio

¿POR QUÉ PROMETEO?


SITUACIÓN GENERAL

Si buscamos las razones, por las cuales nuestro actual camino socio-económico nos lleva inexorablemente al abismo, encontramos de entrada las siguientes causas principales:

Crecimiento desmesurado de la población mundial. Estamos actualmente en un tiempo de duplicación de los habitantes de la tierra de ahora solamente aprox. 35 años (durante la Edad Media eso demoraba entonces aún unos 500 años!!); quiere decir que en 35 años seremos el doble en cantidad, salvo que nos toque alguna peste de estas o un par de bombas atómicas!! (O que implantemos una forma más o menos razonable de control de natalidad ¡)

Cada vez mayor longevidad, es decir que las personas de edad, laboralmente pasivas de la población, son cada vez más, en relación a la gente joven que teóricamente trabaja. Con eso se aumentan considerablemente las exigencias hacia los sistemas sociales, cajas de jubilación y de enfermedad, etc.

Con el rasante desarrollo del sector informático, junto con la también creciente implantación de sistemas de automatización en los procesos de producción, hacen falta cada vez menos personas para producir lo requerido para la población en su totalidad.


Una creciente pérdida de soberanía estatal
en más y más países, sobre todo en los "del primer mundo", donde es cada vez mayor el poder de las corporaciones industriales y financieros multinacionales, en desmedro del poder nacional local.

A estos imperios golondrinas no les importan demasiado los requerimientos sociales de la población de los lugares en donde casualmente operan. Adicionalmente sucede, que, al igual que los gobiernos nacionales, tampoco los sindicatos genuinos poseen más real poder, y son por lo tanto también ellos cada vez más sucesible de dejarse extorsionar por parte del poder empresarial globalizado.


A todo eso se suma el creciente deterioro ecológico
de nuestra tierra, lo que llevará, también inexorablemente, a cambios dramáticos en nuestras tradicionales bases de sustento.

Pero estas situaciones, no obstante, son en realidad solamente los síntomas de la razón que provoca todo es, razón, que está originada en un desequilibrio de fuerzas universales, tal como lo describo en "El Tao de la economía"

 


SITUACION ARGENTINA

Ahora, rebobinando, y mirando primeramente la situación en nuestro país, podemos observar que en la Argentina, a pesar que es también alarmante, la situación se distingue todavía algo en forma positiva del panorama en general:

No obstante de nuestros vastos recursos, llegamos últimamente en la Argentina a cifras de desocupación también ya fuera de control. Millones de personas están sin trabajo y tanto ellos como sus familiares viven con poco o nada de esperanzas. Es cierto, que se mejoró en los últimos meses un poco la situación, pero esa mejora toca meramente la superficie, y no hay indicios de base para una sanación de fondo. Todo lo contrario!

Ahora, lo más sorprendente de este asunto es, por lo menos en la Argentina actual, que no existe razón para que nuestra situación sea como es. Aquí tenemos ningún problema económico real, sino meramente un gran problema de moral, de blasfemia, y de decadencia social.

Esa decadencia social se muestra ahora, aparte de la criminalidad en franco ascenso, sobre todo en el popular asistencialismo ya institucionalizado, que cumple más y más fines políticos, en vez de ayudar donde eventualmente debería.

 

Por cierto es requerido y adecuado, aplicar en ciertas circunstancias programas caritativos, pero eso no debe instituirse como norma, sino lleva justamente a la decadencia de la sociedad, tal como lo vemos en propia carne.

Ahora si buscamos, para salir de este embrollo, como meta salvadora una mejora económica, basada en los parámetros de una economía clásica, estaremos perdidos!

Debemos concientizarnos, que el bienestar de un pueblo NO depende exclusivamente del "valor" fantasioso de unos papelitos, llamados plata, sean de nombre Peso o Dólar, ni de lo que pasa circunstancialmente en las Bolsas de Tokio o de Nueva York, y tampoco del actuar "inversionista" de alguna empresa multinacional, más, que esta tendrá siempre en su corazón preocupaciones básicas diferentes, que el país donde casualmente actúa.

La real realidad de los valores está basada en conceptos distintos:

Lo que debemos anhelar e implementar, sería más bien un propio poder, basado en la mismísima capacidad de nuestro trabajo, en la disponibilidad de las materias primas y de la energía requeridas para ello, y en una optimista moral de trabajo y de vida de los integrantes de nuestra Sociedad.

Lo del FMI, lo de los Bancos, lo de las empresas multinacionales, lo de China, es por cierto importante, pero recién en segundísimo plano. Todos estos temas se amoldan y solucionan de adecuada forma, si se maneja bien lo primario.

Y lo primario está en nuestro caso basado en el hecho, que la Argentina tiene cerca de 40 millones de habitantes = consumidores, los que pueden ser en su mayoría al mismo tiempo potenciales proveedores de los productos y servicios que ellos mismos requieren. (Prosumidores, como los calificó Alvin Tofler, productores y consumidores al mismo tiempo!!).

Más, que tenemos aquí en la Argentina, y a nuestro alcance, prácticamente toda la materia prima que necesitamos para nuestros requerimientos básicos, y hasta para más!


Donde radica entonces el problema??

Salida posible

Como ejemplo vale analizar, como se solucionó similar situación en Alemania después de la última guerra, en la época del 45 hasta el aprox. 48, donde el mismo pueblo alemán elevó su situación básica, económicamente miserable, a un nivel bastante interesante y digno, considerando las circunstancias de un país virtualmente destruido.

Se logró eso, organizándose en forma espontánea en mini-células productivas, creando una economía paralela a la estatal, hasta que los planes y las conductas "oficiales" (p.e. plan Marshall, etc.) dieron sus frutos.

La base de la autogestión primaria era principalmente el aprovechamiento al máximo de cada centímetro de tierra disponible alrededor de la casa, sobre la terraza, en huertas comunitarias, etc para que todo el mundo pudiera generar su propia lechuga, sus duraznos, sus papas y hasta su propio tabaco. Muchísimos tenían gallinero o criaban conejos, elaboraban su pan o sus mermeladas, etc. Todo eso tanto para propio consumo como también para trocar el excedente con los vecinos.

Como había necesidad de reconstruir además millones de hogares destruidos, estaban desde ya también muy requeridas las ofertas vecinales de los distintos oficios: albañiles, pintores, electricistas, etc.

Hasta se "vendían" en aquel entones máquinas contra mercadería. Tuve casualmente posibilidad de ver legajos de esta época, de una empresa que suministraba máquinas envasadoras a por ejemplo molinos harineros o refinerías de azúcar contra X cantidad de justamente azúcar y harina, lo que utilizaron luego para repartir entre los trabajadores de la fábrica, y en también para "pagar" con ello a su vez, a sus propios proveedores.

Por supuesto hubiera sido más fácil hacer estas operaciones mediante dinero oficial, pero con el mercado financiero en aquel entonces destruido, eso era por unos años casi imposible, y así, en vez de llorar y lamentarse y cerrar las fábricas, muchas empresas optaron entonces por la variante en cuestión.

En la Argentina actual contamos encima con mejores condiciones que

las disponibles en aquel entonces en Alemania, ya que tenemos aquí considerablemente mayores recursos, y sobre todo mucha más superficie de tierra cultivable, para poder crear inclusive más de lo requerido en huertas familiares o en huertas comunitarios

Lo único que nos falta en general es educación y coherente información al respecto.

Pero por el otro lado existe en la Argentina una buena cantidad de personas que si ya lo tienen, y debe solamente instrumentarse, para que estos conocimientos se propaguen adecuadamente a la gran masa del pueblo.

Uno de los problemas es, relacionado por ejemplo con el tema de huertas, que el criollo típico tiene una resistencia innata de bajarse a la tierra. Él es por tradición cazador/ recolector, es decir le gusta juntar y llevarse lo encontrado, pero no tanto cultivar, y eso es el mayor desafío dentro de la tarea en cuestión: transmitir al pueblo Argentino que la era de reparto se terminó; y que ahora es cuestión o de generar o de sucumbir!

Existen en nuestro país muchas organizaciones solidarias y comunitarias, y también hay creciente cantidad de personas individuales con ganas de participar en el salvataje, pero siento que es sumamente difícil, hasta quizás directamente imposible, tratar de coordinar estos esfuerzos, por la simple razón de nuestro también inherente individualismo.

Pienso por lo tanto, que el esfuerzo principal debe ser dirigido a crear un proyecto de información/guianza centralizado, con un mensaje sencillo, claro, ameno y confiable, pero dejando al mismo tiempo el camino de la acción descentralizado, influyendo solamente

en que se siga el concepto básico deseado, pero manteniendo las sutilezas de cada proyecto a criterio de la individualidad del grupo en cuestión.

De por si, si el éxito de todo ese asunto se expande, y si se logra adecuada difusión de ese hecho, automáticamente se copiarán luego adecuadamente los emprendimientos y los sistemas que se destacan en su funcionamiento positivo.

 

En la práctica

Se tratará de crear numerosas microeconomías paralelas, funcionando en forma complementaria al sistema económico "oficial".


Estos sistemas de economía complementaria estarían basados principalmente en los siguientes conceptos:


que la gente necesitada, y en especial los desocupados, como primera medida, cultiven correctamente verduras, hortalizas y frutas en los terrenitos alrededor de sus casas, respectivamente sobre sus terrazas, o también, que crean, junto con otros vecinos huertas y granjas comunitarias, áreas subdivididas donde cada participante tenga su propia parcela, pero donde se realicen determinadas tareas en común, por ejemplo manejo de agua, compra de insumos, etc.

Estos cultivos deberían realizarse convenientemente en saludable forma orgánica, sin uso de agroquímicos.

Existen actualmente ya un sinfín de tentativas al respecto, pero noto en muchas de ellas la falta de conocimientos en las pautas básicas, para que puedan desarrollarse de buena forma.

Pero por el otro lado existe también ya una buena cantidad de personas y entidades con adecuados conocimientos, quienes podrían participar en el armado de los programas de enseñanza.

Lo mismo vale para la elaboración de otros productos de la canasta familiar, como ser pan, queso, mermeladas, encurtidos, productos de higiene, vestimenta, etc.


Los productos cosechados, respectivamente elaborados, que exceden los requerimientos del propio consumo, pueden ser "comercializados" en redes de trueque cerradas, con un máximo de 150 participantes en cada grupo, pero dejando la posibilidad que una persona participe simultáneamente en varias de estas "aldeas", si una sola no ofrece suficiente "mercado".

Además, si se quiere, se puede ofrecer también parte o hasta la totalidad de la producción en el mercado oficial, contra dinero también oficial.

La cifra de máximo 150 personas activas por grupo de intercambio no es aleatoria, sino basada por un lado en experiencias empíricas, y coincide por el otro lado también con condiciones sociológicas básicas del ser humano. Pudimos recientemente ver en nuestro país el desastre que se armó en los círculos de trueque, principalmente también porque allí no tuvieren en cuenta estos parámetros básicos!

En la aplicación de las técnicas de esta economía grupal o tribal o vecinal, o como quiere llamarlos, funcionan ya gran cantidad de emprendedores en muchos países del mundo, y por separado, en EJEMPLOS DE ECONOMÍAS COMPLEMENTARIAS describo de algunos de ellos su "historia" y su particular forma de operar.

 

Resumen

Implementando adecuados proyectos económicos - sociales del Estado, como ser buenos planes de construcción de viviendas, de caminos, de red ferroviario, de forestación etc., el agregado de un proyecto como el propuesto, ayudaría a generar rápidamente adicional ocupación en gran escala, y con ello tranquilidad y posiblemente recuperación de ánimo y de ganas de existir, y de esta manera nos podremos dedicar luego con mucha más serenidad y autoridad a la tarea de subsanar adecuadamente los actuales problemas de nuestra economía "grande".

Quiero repetir y destacar, que PROMETEO es un sistema complementario en el verdadero sentido de su palabra, no es exclusivo, ni de imposición forzada, ni quiere reemplazar nada que funciona bien, salvo la miseria que existe, y la que probablemente vendrá agrandándose!!


Tú puedes entrar en PROMETEO para probarlo, y si no te gusta lo puedes abandonar otra vez, sin tener que justificarte ni disculparte ante de nadie, y más que eso, mi mayor felicidad seria, que PROMETEO se haga obsoleto en poco tiempo, debido a que las circunstancias de nuestro convivir habitual se desarrollen de tan buena forma, que PROMETEO y similares se transformen rápidamente en meras historietas!!

La presente introducción al proyecto PROMETEO está basada en las ideas expresadas anteriormente en las presentaciones:

"Como globalizar la desglobalización"
(relacionado a alternativas para una economía sustentable), y

"Aldeas Virtuales",
(relacionado a una nueva metodología de trueque)

Y ADEMÁS EN LOS CAPITULOS QUE SIGUEN A CONTINUACION

a Inicio
a pag. 2


descargo

Contáctenos: carlos@drescher.com.ar

Copyright © 1999-2005 Chilka S.R.L. - Todos los derechos reservados.