Chilka
Merlo, San Luis
Argentina







abía una vez un hombre que al llegar a una edad
Que ahora se llama la tercera
Se dio cuenta que había perdido el tiempo
¿Dónde, cómo? se preguntaba angustiado
Empezó a buscarlo por todos los lugares que solía frecuentar
Nadie le pudo responder, nadie lo había visto, parecía haberse esfumado

Entonces el hombre sabiendo que le quedaba muy poco del precioso tiempo
En vez de buscar lo que ya no existía
Se empeñaba en hacer buen uso del presente

Simplemente lo regalaba a los que disfrutaban con su compañía
Dio la mano o puso el hombro a los que solos no se podían sostener

De esta manera estiró lo que parecia terminándose
Y con la plenitud de sus días le faltó tiempo para preocuparse por él.


Febrero 2000

Descargo

Contáctenos

Copyright © 1999-2005 Chilka S.R.L. - Todos los derechos reservados.

para gabriela