Chilka
Merlo, San Luis
Argentina







o ví sentado en un banco
Tenía cerrado los ojos
Y el sol de primavera acariciaba su rostro.

Emanaba placidez su postura distendida
Goce por el regalo del hermoso día

Me senté a su lado, él abrió los ojos
Suspiró como despertando de un sueño
Levantando la vista hacia el cielo sin nubes
Los árboles con su nuevo follaje de tierno verde
Dijo con voz apenas audible
Que bella es la vida, que bendición poder apreciarla.

Y lentamente, penosamente se levantó y apoyado en su bastón se alejó
Le seguí con la mirada hasta que desapareció su cabeza canosa a lo lejos.

 


Octubre 2002

Descargo

Contáctenos

Copyright © 1999-2005 Chilka S.R.L. - Todos los derechos reservados.

una carta