Chilka
Merlo, San Luis
Argentina

Menú

 

LOS PILARES DE LA ASTROLOGÍA,
UN VIAJE A TRAVÉS DE LOS ARQUETIPOS

(Trabajo presentado originalmente en el III Encuentro entre Astrólogos 1999,
en la ciudad de Buenos Aires)

ace siglos leí El Puente de San Luis Rey de Thornton Wilder, una novela donde el personaje principal, un cura peruano de la época posconquista española, se inquietó por un accidente que pasó en aquel entonces en la Cordillera de los Andes: se rompió un antiguo puente colgante que atravesaba un valle en la alta Cordillera y encontraron su muerte 5 personas que lo estaban cruzando casualmente en ese fatal momento.

El sacerdote de la novela quería comprender qué unía a estas personas en su destino y que sentido tenía, dentro de la vida individual de cada uno, esa súbita y accidentada muerte.

Después de averiguar la historia personal de las víctimas, el cura llegó a la conclusión que en ninguno de los 5 casos ese accidente, y por ende la muerte, tenía aparentemente algún sentido. Conclusión: error de Dios!

El establishment eclesiástico de aquel entonces se enteró de las actividades del cura y, como este veredicto no cuajaba con las ideas generales de la Iglesia de allá y aquél entonces, se encargó el Santo Oficio de la Inquisición de la cosa y al cura, después de un corto proceso, lo pasaron también a otra vida.

Hasta ahí la novela!

Ahora hagamos una vuelta de tuerca. Rebobinemos y empecemos entonces a concientizarnos sobre lo milagrosamente perfecto que es esta Creación: todo el Universo, cada bacteria, el funcionamiento de nuestro hígado, el milagro que mantiene inalterable la salinidad del Mar, la función de nuestros sentidos, la procreación de los gatos, la cristalización de una amatista, la estructura de una copa de nieve, etc., etc., etc. Milagros perfectos, hasta el detalle más mínimo que podemos apreciar.

¿Por qué entonces, por todos los Cielos, se cayó ese puente y por qué nos enfermamos, padecemos accidentes, nacemos en Villas Miserias y dentro de familias de características asociales? ¿Serán todas estas circunstancias simples "accidentes" sin razón alguna, igual que esa famosa rotura del puente?

Si usamos nuestra mente, podríamos en los primeros momentos quizás contestar: "probablemente" y después quizás también "eventualmente", pero en cuanto "pensamos" con nuestro instinto, entonces sentimos sin duda, que en toda la Creación no cabe ni una pizquita de "accidente porque si" sino que esta todo, desde el vamos, fríamente calculado, como diría el Chapulin Colorado.

Ahora, si buscamos en la razón de las cosas, encontraremos una sola: Todo lo que nos rodea es en realidad "solamente" un vasto campo de juego, preparado para que cada uno y cada cosa pueda realizar dentro de el su tarea individual de aprendizaje.

Ahora la pregunta es: ¿aprendizaje de qué?

La contestación a ello es otra vez sencilla para manifestarla pero absolutamente imposible para captarla en todo su alcance:

Tenemos que aprender la una sola idea que tiene en sí incluída la Totalidad de Todo.

Y como eso nos es muy, pero muy difícil, tenemos que dar entonces vueltas y vueltas de calesita para pasar así por montones de subdivisiones de esta única idea, como para poder captarla de a poquito.

Vendría a ser algo similar a lo de la luz: reconocemos su presencia pero en realidad no la vemos, salvo que la pasemos a través de un filtro o un prisma y entonces si la podemos apreciar, pero también solamente en forma de fracciones.

La cantidad y el tipo de subdivisiones que elegimos, da en sí lo mismo, pero personas iluminadas han encontrado en el curso de los milenios una guía maestra para ese nuestro camino, en la forma de sistemas arquetípicos, de los cuales uno, bastante practico por cierto por su funcionalidad, sería el relacionado con nuestro sistema planetario, o, en su defecto, con los 12 arquetipos correspondientes a nuestros signos astrales.

La totalidad de las ideas que ellos representan, sumarían entonces ese TODO y UNO del cual hablé antes.

Visto las cosas así, es todo un poco más fácil de entender: tenemos que comprender y amigarnos con cada una de las diferentes ideas para poder pasar de grado en grado. Ahora, si fallamos en alguna de las etapas, entonces tenemos que repetir una y otra vez, y en caso que nos pongamos demasiado tercos para aprender en determinada materia, entonces nos enfermamos en ella!

Nos ataca tos convulsa si no aprendemos usar correctamente nuestra fuerza agresiva o nos accidentamos, si no somos lo suficientemente flexible, etc., y hasta podemos morirnos prematuramente, para seguir nuestro camino, con nuevas chances, en próximas vidas.

Las enfermedades no nos llegan como castigo por nuestra mal llevada vida, sino meramente como señas, relacionadas a las ideas a las que no prestamos suficiente atención. Serían algo así como el dolor que nos avisa que hemos colocada nuestra mano demasiado cerca al fuego.

La enfermedad como camino
por Rudiger Dahlke y Thorwald Dethlefsen

[ Comprar ]

ASOCIADO CON

No quiero entrar en detalles al respecto, pero recomiendo muy mucho dentro de esta temática la lectura del libro La Enfermedad como Camino de Dethlefsen y Dahlke y también Destino y Vida Humana de Dethlefsen, donde todos estos conceptos están presentados de maravillosa e impecable manera.

Dije antes que debemos experimentar las posibilidades de todas las ideas arquetípicas, y expresé además que un divisorio arquetípico práctico sería el de los signos astrales, y ahora propongo meter todo eso en una bolsa, sacudirlo bien y relacionarlo luego con una de las leyes esotéricos claves que dice en síntesis que tal como es arriba, tal es también abajo.

Esa famosa máxima, conocida mayormente como una de las Leyes Herméticas, encuentra también eco en ciertas manifestaciones de otra ideología, a primera vista contraria a la filosofía esotérica, a saber dentro de la Física moderna, donde por ejemplo el teorema de BELL dice "que todas las cosas que se originan en un determinado momento y en un determinado lugar, están intrínsecamente relacionados entre si para todos los tiempos."

Decir eso significa, ni más ni menos que ley de sincronicidad y por ende también: tal como es arriba, tal es abajo!

Claro habría que ponerse ahora de acuerdo no más, en qué significa "arriba" y "abajo".

Para ello tenemos que mirar alrededor nuestro, observando las manifestaciones de las ideas que existen y encontraremos entonces cosas como automóviles, animales, ciudades, minerales, plantas, vestimentas, profesiones, música, herramientas, planetas, paisajes, etc.

Nos es perfectamente familiar el concepto de ubicar todo lo que nos rodea dentro de ese tipo de grupos horizontales.

Ahora, si queremos realizar las antes mencionadas vueltas con nuestro carrusel Sentido de la Vida, tendremos que encontrar dentro de nuestro mundo horizontal, las subdivisiones verticales, lo que sería justamente la famosa representatividad arquetípica de cada cosa.

Apuntando la mirada así, podemos relacionar entre sí distintos representantes arquetípicos en cualquier nivel que elijamos, y podemos entonces salir de la premisa que estas relaciones entre ellos se mantienen en cada momento en la misma y exacta forma, también entre sus correspondientes representantes dentro de cualquiera de los otros niveles horizontales.

Es esa la razón por la cual podemos deducir por ejemplo también del nivel horizontal "planetas" a todos los demás niveles, inclusive al nuestro personal y ejercer así lo que llamamos ASTROLOGIA, y eso, mirándolo del otro lado, significa otra vez justamente el: "tal como es arriba, tal es abajo". Para dar las pautas al respecto, doy unos ejemplos, para lo cual elijo al azar 2 de los arquetipos, de los cuales uno identifica la idea Aries/Marte, representando el Camino de la Acción y el otro la de Escorpio/Plutón, representando el Camino de la Transformación.

ALGUNOS EJEMPLOS SOBRE LOS ARQUETIPOS DE ARIES Y ESCORPIO

ANIMALES    
Aries   Escorpio
carnero, puerco espín, avispa, halcón, barracuda, tiburón, mosquito, tigre, perro de caza  

cuervo, bacteria, escorpión, garrpata, murciélago, araña, piraña, rata, serpiente, perro doberman


AUTOMOVILES    
Aries   Escorpio
auto de carrera, jeep de guerra o de safari  

monstercar, auto de "casfishio" en el Bronx


VESTIMENTA    
Aries   Escorpio
jeans y camisa Far West, ropa tipo explorador, chaqueta de cuero tipo piloto  

ropa de cuero muy ajustada y sexy, minifalda de cuero negra con zapatos rojos de tacos altos, con medias negras y cadenita de oro en el tobillo


DEPORTE    
Aries   Escorpio
esgrima, boxeo, carrera de 100 metros, tiro de jabalina  

deportes extremos, bunchy-jumping, escalar sin soga, lucha en el barro, kickboxing


MUSICA    
Aries   Escorpio
arcaica, tambores, música militar, rock and roll  

heavy metal, Rolling Stones, flamenco, rap


TEMAS    
Aries   Escorpio
enfermedades agresivas y fulminantes, fiebre súbita, heridas en general y especialmente en la cabeza, bronquitis, espasmos, problemas en los dientes  

enfermedades venéreas graves, como sifilis, Sida, cáncer, diarrea y constipación, micosis, tendencias a la perversión, intoxicación


TERAPIAS    
Aries   Escorpio
terapia de grito, acupuntura, bio-energía, moxa, deporte  

terapia de sombra (repolarización), terapia de reencarnación, terapia de colon y de urina, sauna, fangoterapia


FILOSOFIA DE VIDA    
Aries   Escorpio
La guerra es la madre de todas las cosas. Los tiburones no suelen tener ni cáncer, ni úlceras. Dios dame paciencia, pero de inmediato por favor! Conquistar sí, gobernar no. Si cada uno piensa en si mismo, se piensa en todos. La distancia más corta entre dos puntos es una recta.  

Cruzar la selva amazónica sin brújula. Pongo mi dedo en tu llaga. Mejor estar sentado solo sobre un cactus que entre cinco sobre una almohada. ¡No puedo evitarlo, es en mi naturaleza! Si engendro, mato al mismo tiempo. El ave Fénix.


CAMINO EVOLUTIVO    
Aries   Escorpio
rabia, agresión, impaciencia, falta de compromiso, valentía, potencia, honestidad, espontaneidad, ecuanimidad, serenidad  

sadismo, masoquismo, celos, odio, mal uso del poder, fanatismo, perfeccionismo, influencia sugestiva, sacrificio, dominio sobre sí mismo, idealismo, disposición a la transformación, devoción

Supongamos que tenemos ahora los conceptos más o menos claros, pero nos viene entonces las pregunta de siempre: ¿qué hacemos con todo eso?

La contestación turística es muy sencilla: entro a un negocios de gemas, me busco alguna piedrita "de mi signo" y "yasta"!!

En parte eso es acertado, empero no es "yasta" ni por broma!

No es cuestión de cargarnos nuestros chacras con gemas, ponernos vestimenta correspondiente a nuestro signo o untarnos la frente con alguna esencia y entonces, como por arte de magia, se terminan las tareas y se solucionan nuestros problemas.

El camino real es un poquito más dedicado, a pesar que puede incluir perfectamente rituales simbólicos, utilizando elementos representativos, tales como los mencionados, y más, eso suele ser una gran ayuda, sobre todo para la concientización del tema que nos toca.

¿Cómo debería ser entonces nuestra adecuada actitud de fondo?

Primeramente es aconsejable concientizarse sobre la situación base de nuestra persona y un buen camino para ello es analizar o hacer analizar por un confiable astrólogo nuestra situación "astrológica", la que sería a su vez representativa para nuestro marco arquetípico. Eso se hace normalmente mediante una carta natal.

Si sale entonces de esta carta, que por nuestra posición solar y por constelaciones adicionales, tenemos por ejemplo una principal injerencia de Escorpio/Plutón, es entonces allí, donde tendremos que concentrar nuestro "trabajo personal".

Existen varias maneras de realizar esta tarea, pero quiero indicar ahora solamente una de ellas, por ser sencilla y eficaz, y la que sería "simplemente" tratar de elevarse en los conceptos del correspondiente arquetipo, desde sus expresiones primitivas, hacia sus formas evolucionadas.

Nos ayuda en eso el hecho, que "ser de tal signo", significa también, que ya traemos con nosotros implícitamente cierta experiencia, e inclusive el "armamento arquetipico" correspondiente, como para poder lidiar razonablemente bien con ello.

Si miramos en ese sentido, por ejemplo, el caso de justamente Escorpio, encontraríamos como tarea principal subir, dentro de la espiral evolutiva plutoniana, desde conductas como adicciones, carácter vengativo, pasando por el fanatismo y el perfeccionismo compulsivo hacia estados ya más "aceptables" como disposición al sacrificio, idealismo, dominio sobre sí mismo, hasta llegar finalmente a un estado de devoción, libre de intereses personales.

Nuestro trabajo base sería entonces, dedicarnos principalmente a los temas "caseros", marcados en nuestra carta natal, y las variantes serían las adicionales tareas "extrasigno" que nos tocan ocasionalmente, indicados astrológicamente en la forma de tránsitos de tal o cual planeta.

Las pautas al respecto podemos obtenerlas del análisis de las correspondientes revoluciones solares o mediante el estudio de las efemérides.

De estas "indicaciones" astrológicas surgen los rumbos convenientes de nuestro comportamiento: estudio y aceptación de ideas hasta ese momento quizás foráneas, activa participación en conductas correspondientes y eventualmente, si la situación está que queme, la incorporación, por el tiempo necesario de una terapia arquetípica coherente.

Tal como dije antes, no es solución por si misma, reemplazar una adecuada actitud simplemente por representantes materiales del dañado arquetipo, pero no obstante, para algo sirven!

Dice Dethlefsen al respecto, que si una persona realiza por años ejercicios matemáticos, algo de matemática aprenderá; lo mismo pasa también con la dedicación a los arquetipos.

Si tengo que familiarizarme con la idea -y sigo con lo mismo- de Escorpio/Plutón, me serviría mucho vestirme a lo plutoneano, escuchar en forma seguida Matador de los Famosos Cadillac, revolcarme de vez en cuando en el barro, ver alguna película de terror, visitar en el zoológico la sección de los reptiles, estudiar el accionar y función de las bacterias, contemplar lo que es un baño público, perseguir y realizar una meta contra viento y marea, etc. etc... todos estos serían buenos ejercicios para concientizarme en relación a este tema.

Alternativamente a la Astrología, y por cierto en la mayoría de los casos mucho más sufrido y doloroso, se nos presenta como guía de conducta también el espejo de nuestras enfermedades y/o demás problemas. Estas "anomalías" están, tal como ya mencioné, ligadas a la estructura arquetípica. Eso significa que cada enfermedad tiene su exacta "fuente" y no es otra cosa que una alternativa manifestación material de una determinada idea!

Es Ley Universal, que en la enfermedad esta presente la posibilidad de su misma curación, quiere decir, si conocemos la idea de nuestro mal, conocemos también su curación.

Es eso también el concepto básico homeopático, redescubierto por Hahnemann.

Decimos entonces que la curación de una enfermedad consiste en una adecuada conducta dentro de los matices de la misma idea arquetipica de la cual surgió originalmente.

Desde ya todo eso no quiere decir, que neguemos en casos de emergencia la aplicación de antibióticos, cortisona, de afirmaciones positivas, o de cirugía. Sería también más que necio tratar de diagnosticar un eventual cáncer con el péndulo, en vez de aceptar los servicios de una tomografía computada!

Ahora, una vez desaparecido el apremio de la urgencia, es nuestro turno y tarea de actuar, pero podemos recordarnos para ello de otra Ley Universal, una de las más importantes que nos da en todo momento consuelo y fuerza: Si te ayudás a ti mismo te ayudará Dios!

Para finalizar, quiero recalcar que, a pesar que nos pueden interesar mucho los aspectos terapéuticos contenidos en la vivencia de los arquetipos, que no es la curación de nuestros padecimientos físicos o psíquicos el último fin, sino, algo más que eso: es la posibilidad, mediante nuestras "curaciones materiales", de poder seguir luego en buena forma el camino hacía nuestra meta final, la que sería nuestra verdadera curación: la curación espiritual.

Carlos Drescher

P.D.: Si no me expresé con suficiente claridad en uno u otro punto, o si le surge alguna duda adicional, le invito a contactarme vía mail (carlos@drescher.com.ar) y le contestaré lo mejor que puedo.

 

Descargo

Contáctenos

Copyright © 1999-2005 Chilka S.R.L. - Todos los derechos reservados.