Chilka
Merlo, San Luis
Argentina
Menú |Parte 1 | 2 | 3 | 4 | Formato imprimible

 

Si sale entonces de esta carta, que por nuestra posición solar y por constelaciones adicionales, tenemos por ejemplo una principal injerencia de Escorpio/Plutón, es entonces allí, donde tendremos que concentrar nuestro "trabajo personal".

Existen varias maneras de realizar esta tarea, pero quiero indicar ahora solamente una de ellas, por ser sencilla y eficaz, y la que sería "simplemente" tratar de elevarse en los conceptos del correspondiente arquetipo, desde sus expresiones primitivas, hacia sus formas evolucionadas.

Nos ayuda en eso el hecho, que "ser de tal signo", significa también, que ya traemos con nosotros implícitamente cierta experiencia, e inclusive el "armamento arquetipico" correspondiente, como para poder lidiar razonablemente bien con ello.

Si miramos en ese sentido, por ejemplo, el caso de justamente Escorpio, encontraríamos como tarea principal subir, dentro de la espiral evolutiva plutoniana, desde conductas como adicciones, carácter vengativo, pasando por el fanatismo y el perfeccionismo compulsivo hacia estados ya más "aceptables" como disposición al sacrificio, idealismo, dominio sobre sí mismo, hasta llegar finalmente a un estado de devoción, libre de intereses personales.

Nuestro trabajo base sería entonces, dedicarnos principalmente a los temas "caseros", marcados en nuestra carta natal, y las variantes serían las adicionales tareas "extrasigno" que nos tocan ocasionalmente, indicados astrológicamente en la forma de tránsitos de tal o cual planeta.

Las pautas al respecto podemos obtenerlas del análisis de las correspondientes revoluciones solares o mediante el estudio de las efemérides.

De estas "indicaciones" astrológicas surgen los rumbos convenientes de nuestro comportamiento: estudio y aceptación de ideas hasta ese momento quizás foráneas, activa participación en conductas correspondientes y eventualmente, si la situación está que quema, la incorporación, por el tiempo necesario de una terapia arquetípica coherente.

Tal como dije antes, no es solución por sí misma, reemplazar una adecuada actitud simplemente por representantes materiales del dañado arquetipo, pero no obstante, para algo sirven!

Dice Dethlefsen al respecto, que si una persona realiza por años ejercicios matemáticos, algo de matemática aprenderá; lo mismo pasa también con la dedicación a los arquetipos.

Si tengo que familiarizarme con la idea -y sigo con lo mismo- de Escorpio/Plutón, me serviría mucho vestirme a lo plutoneano, escuchar en forma seguida Matador de los Famosos Cadillac, revolcarme de vez en cuando en el barro, ver alguna película de terror, visitar en el zoológico la sección de los reptiles, estudiar el accionar y función de las bacterias, contemplar lo que es un baño público, perseguir y realizar una meta contra viento y marea, etc. etc... todos estos serían buenos ejercicios para concientizarme en relación a este tema.

Alternativamente a la Astrología, y por cierto en la mayoría de los casos mucho más sufrido y doloroso, se nos presenta como guía de conducta también el espejo de nuestras enfermedades y/o demás problemas. Estas "anomalías" están, tal como ya mencioné, ligadas a la estructura arquetípica. Eso significa que cada enfermedad tiene su exacta "fuente" y no es otra cosa que una alternativa manifestación material de una determinada idea!

Es Ley Universal, que en la enfermedad esta presente la posibilidad de su misma curación, quiere decir, si conocemos la idea de nuestro mal, conocemos también su curación.

Es eso también el concepto básico homeopático, redescubierto por Hahnemann.

Decimos entonces que la curación de una enfermedad consiste en una adecuada conducta dentro de los matices de la misma idea arquetipica de la cual surgió originalmente.

Desde ya todo eso no quiere decir, que neguemos en casos de emergencia la aplicación de antibióticos, cortisona, de afirmaciones positivas, o de cirugía. Sería también más que necio tratar de diagnosticar un eventual cáncer con el péndulo, en vez de aceptar los servicios de una tomografía computada!

Ahora, una vez desaparecido el apremio de la urgencia, es nuestro turno y tarea de actuar, pero podemos recordarnos para ello de otra Ley Universal, una de las más importantes que nos da en todo momento consuelo y fuerza: Si te ayudás a ti mismo te ayudará Dios!

Para finalizar, quiero recalcar que, a pesar que nos pueden interesar mucho los aspectos terapéuticos contenidos en la vivencia de los arquetipos, que no es la curación de nuestros padecimientos físicos o psíquicos el último fin, sino, algo más que eso: es la posibilidad, mediante nuestras "curaciones materiales", de poder seguir luego en buena forma el camino hacía nuestra meta final, la que sería nuestra verdadera curación: la curación espiritual.

Carlos Drescher

P.D.: Si no me expresé con suficiente claridad en uno u otro punto, o si le surge alguna duda adicional, le invito a contactarme vía mail y le contestaré lo mejor que puedo.

Descargo

Contáctenos

Copyright © 1999-2005 Chilka S.R.L. - Todos los derechos reservados.